Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¡Gracias Majestad!

Juan Escribano (Madrid)
Redacción
jueves, 2 de marzo de 2006, 23:26 h (CET)
He sentido vergüenza e indignación oyendo el discurso que para celebrar el 23 F ha pronunciado en el congreso el señor Marín, ni una sola mención a Su Majestad el Rey, don Juan Carlos I de España. ¿Cómo es posible que estemos consintiendo que 600.000 votos nos tengan jodidos a millones de españoles, tanto votantes del PSOE como del PP? ¿Cuándo se va a cambiar esta estúpida ley electoral que padecemos?

Indignación, porque parece ser que nuestros representantes en el congreso nos toman por retrasados metales. No, señor Marín, la ciudadanía, la noche del 23F, la mayoría asustada y unos pocos esperanzados, se metieron en sus casas pendientes del televisor y de la radio, ustedes los diputados, con más miedo que vergüenza, se tiraron al suelo escondiéndose detrás de sus pupitres y, alguno hubo, que de puro miedo adornó sus calzoncillos con bodoques marrones, únicamente Adolfo Suárez, Gutiérrez Mellado y Manuel Fraga se mantuvieron con cierta dignidad, y hablando de vergüenza, quiero recordar que fue Séneca quien lanzó la idea de que sin libertad y sin vergüenza se puede vivir, pero vale la pena morir por ellas. Los dirigentes sindicales y de los partidos políticos, especialmente los nacionalistas, salieron de estampida buscando un sitio donde esconderse, me contaron de un bragado dirigente comunista, que lleno un zurrón de comida y, salio como alma que lleva el diablo a esconderse en el monte, olvidó el transistor, a la mañana siguiente, su mujer, familiares y amigos, salieron a buscarle, tardaron tres días en dar con él y, en las vascongadas, uno hubo que se le acabó la gasolina en alta mar y tubo que ser rescatado por la Guardia Civil.

Solo su Majestad el Rey de madrugada nos tranquilizó a todos al comunicarnos que había dado ordenes a las tropas para que mantuvieran el orden constitucional. Con estas líneas quiero rendir mi humilde y respetuoso homenaje a don Juan Carlos I de España. ¡GRACIAS MAJESTAD! Mi humilde persona, siempre, a su servicio.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris