Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   El ateneo deportivo   -   Sección:  

Crónica de una muerte anunciada...

Enrique Salvatierra
Enrique Salvatierra
jueves, 2 de marzo de 2006, 22:48 h (CET)
Ese parece ser el título de la película que ha protagonizado Florentino en el Real Madrid durante estos seis años de mandato. De los cuales, los tres primeros fueron increíbles, desde aquella Champions conseguida en Glasgow, hasta aquella liga en la que dijeron adiós tanto Hierro, como Vicente del Bosque. A partir de ahí comenzó la debacle deportiva del club blanco. En los tres años siguientes no se consiguió encontrar un entrenador que “domara” a las fieras que conformaban ese peculiar vestuario, a lo que se unió una pésima política de fichajes que no contribuyó en nada a que la situación variara. Todo esto fue colmando la capacidad de maniobra del presidente blanco, que tras el partido del Mallorca, decidió que la única forma de dar un giro a la situación era presentando su dimisión. Decisión valiente y a la vez peligrosa, ya que deja a uno de los clubes más prestigiosos del mundo a la deriva.

Florentino, con siete títulos en su haber, se ha visto incapaz de seguir dirigiendo un barco, cuyos tripulantes (jugadores) no representan con el orgullo ni la dignidad que deberían la camiseta que visten cada partido. Eso, probablemente, es lo que más le haya dolido a Florentino, madridista de corazón, que ha visto como su equipo de siempre se iba a pique, en lo deportivo claro está, a causa de un conjunto de “mercenarios” que no saben lo que representan al vestir esa camiseta.

Pero también hay que admitir que el culpable de esta situación, sin excluir a los jugadores, es el propio Florentino. No hace mucho leí, que cuanto más aumenten tus responsabilidades, más aún aumentarán las consecuencias de tus decisiones. El presidente del Real Madrid ha querido abarcar en su equipo a un grupo de estrellas consagradas, craso error, ya que ese fallo (bendito fallo) ha llevado al club a una difícil situación deportiva, que difícilmente se arreglará este año.

Todo el que crea un monstruo, muere a manos de él. Florentino se marcha a causa de sus “queridos” galácticos. Fueron una apuesta suya, y estos han terminado por llevarle a la dimisión. Pero no todo lo que ha realizado sobre su mandato han sido errores. Suyo es el mérito de que el Real Madrid, vuelva a ser el club más rico del mundo, tenga la mejor ciudad deportiva del continente, haya creado cientos de escuelas por todo el mundo…Su gestión económica es sencillamente perfecta, consiguió sacar al club blanco de un época muy turbia, le soliviantó las deudas, y lo ha devuelto al lugar que por historia le corresponde.

Sin él, el Real Madrid deberá comenzar una nueva etapa con Fernando Martín al frente. Todos deberán comprometerse para poder acabar la temporada lo más dignamente posible e intentar lograr un título.
Florentino, ex-presidente, se te echará de menos. Entrarás en la historia como aquel que hizo al Real Madrid un poco más grande, Gracias…

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris