Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   A pie de calle  

Cría cuervos, Florentino

Paco Milla
Paco Milla
miércoles, 1 de marzo de 2006, 23:26 h (CET)
Pues, si ahora digo que hace tiempo que lo sabíamos quedaré mal, pero ¡lo sabíamos! Ya, no era normal.

Hace tiempo que vengo manteniendo que el mejor momento para medir con exactitud la personalidad, motivación y "posible envenenamiento" de cada alumno es precisamente cuando están en el recreo. Estoy convencido de que es allí donde se muestran como realmente son.

Y el que quiso, ya hace tiempo que lleva viendo cómo se comportaba el equipo merengue en dicho recreo: manipulaciones de vestuario, "a este entrenador nos lo cargamos", pensamientos propios, "¿correr yo?, vamos anda", planes de futuro, "cuando cobre los dos mil millones, cogeré mi avión particular y ¡a engañar a otro, es que no me quieren!"...

Papá, papá, ¡la culpa la tienes tú! Y te voy a decir el motivo: si cuando me viste desganado, desmotivado y con los hilos cortados, cuando ni siquiera era una marioneta, me hubieras dado una patada justo en el centro de donde se posicionan mis testículos, sin duda alguna hubiera reaccionado, pero claro, encima me dabas palmaditas en la espalda y me invitabas al Asador Donostiarra.

Claro, ya comprenderás que así no hay manera de motivarse. Es por eso que me siento defraudado con la educación recibida. Eres un mal educador... Puedes ser un buen empresario, pero eso a los niños no nos importa. Nuestra infantil mentalidad y nuestro temprano despertar al endiosamiento, a acumular gran fortuna en nuestras cuentas bancarias antes de la madurez y a que las nenas nos ofrezcan ser abrazados por sus piernas cuando aun no llevamos consumida ni la mitad de la primera copa, hace que suframos enormemente la desprotección de la ausente figura paterna. Contábamos contigo para eso, pero... ¡nos has fallado!

Adiós papá, adiós papá, ¡envíame un poco de dinero más!

Hala, que nos pongan otro... ¡a ver cuanto nos dura!

¡Qué cabronazos somos! ¿A que sí?
Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris