Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Artículo 9

Octavi Pereña
Octavi Pereña
miércoles, 1 de marzo de 2006, 23:26 h (CET)
El teniente de alcalde y portavoz del PP en Lloret de Mar, Joaquim Teixidor, al decir que Mariano Rajoy había hecho el "ridículo" al recoger firmas en Barcelona a favor del referéndum en España sobre el Estatut catalán, ha hecho estallar de una manera dramática el grave problema sectario que se esconde en la interioridad de los partidos políticos democráticos.

Fuentes de la dirección regional del PP declaran que el edil criticón se ha "auto excluido" del partido "por la vía rápida" al incumplir el artículo 9 de los estatutos de la formación política sobre la pérdida de la condición de afiliado que señala como causa de baja "manifestación pública de discrepancia grave con la ideología, principios o fines del partido". Con la expulsión de Joaquim Teixidó se ha querido dejar bien claro que no se tolerará ninguna discrepancia en una cuestión tan delicada e importante como lo es el proyecto de Estatut que debe tramitarse en las Cortes.

El caso del regidor expulsado sólo es la punta del iceberg ya que todos los partidos democráticos ponen bozal a sus afiliados porque no aceptan discrepancias con sus respectivas cúpulas. Ignoro si el resto de partidos políticos tienen en sus estatutos un artículo 9. Lo que sí es cierto es que disentir se paga con dejar de salir en la foto, manera muy educada y civilizada de amordazar a sus afiliados que tengan criterios propios y no se limiten a ser marionetas movidas al antojo de otros, por muy encumbrados que estén en el seno del partido correspondiente. Las formaciones políticas que quieren silenciar a sus afiliados que piensan, se lo tendrían que hacer mirar esto de poner bozal a los afiliados que tienen criterio propio. La salud de los partidos que pretenden solucionar los problemas que padece España bien se lo merece.

La sabiduría popular es muy sensata. "Más ven cuatro ojos que dos". Este refrán nos viene a decir la importancia que tiene recibir consejo ya que la visión humana es muy defectuosa, lo cual, distorsiona la realidad. Para suplir esta insuficiencia se precisa de otros ojos que corrijan la mala visión. Así se ensancha el campo visual y la conclusiones a que se llega son más acertadas. Todo el mundo se beneficia de la sensatez.

La causa del artículo 9 que ha saltado al conocimiento público se debe al hecho de que todos escondemos en nuestras almas una cierta dosis de espíritu sectario que nos hace creer que poseemos la verdad absoluta. Nadie tiene que enseñarnos nada. Nos sentimos humillados cuando alguien se atreve a poner en duda nuestro dogmatismo. La mejor manera de preservar nuestra inviolabilidad intelectual es la exclusión del atrevido que osa poner en duda nuestras declaraciones ex cáthedra. Para combatir con éxito el espíritu del artículo 9 y sus efectos negativos es haciendo caso del consejo apostólico: "el que piensa estar firme, mire que no caiga" (I Corintios,10:12). Para ponernos en el lugar que nos corresponde, es decir, bajar del pedestal al que hemos subido a base de codazos, la mejor manera de hacerlo es seguir la recomendación de Jesús de hacernos discípulos suyos: "que soy manso y humilde de corazón" (Mateo,11:29). "Dime con quien vas y te diré quien eres". Esta máxima pone al descubierto la influencia inevitable que una persona ejerce sobre otra, para bien o para mal. Hacerse discípulo de Jesús implica buscar intensamente su compañía con el propósito de absorber toda la sabiduría que sale de sus labios. Cuando se busca su dirección con sinceridad y de una manera constante, su proximidad pone al descubierto lo lejos que estamos de alcanzar su nivel. Llegado a este punto ya no nos puede pasar por la cabeza pensar que estamos derechos.

La mansedumbre y la humildad de corazón van adquiriendo forma en nuestras personas. Somos conscientes de nuestra fragilidad. Llegado a este punto el espíritu del articulo 9 desaparece de nuestras vidas. Se esfuma la necesidad de coaccionar a nadie para que mantenga nuestros puntos de vista. Lo que ocurre a nivel individual se transmite a las asociaciones a las que podamos pertenecer. Sean culturales, religiosas, deportivas, políticas. Habiendo desaparecido de nuestras vidas el espíritu del famoso artículo 9, entendemos que los buenos consejeros ayudan a la hora de tomar decisiones. Si nos apuntamos a ser verdaderos discípulos de Jesús y dejamos que su saludable influencia afecte a todas las áreas de nuestras vidas, noticias como la expulsión del edil de Lloret de Mar, tan impropias de una partido democrático, no se volverán a repetir. La salud política renacerá en el seno de los partidos políticos democráticos.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris