Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Economía

Etiquetas:   NEGOCIOS   Historia   Curiosidades   -   Sección:   Economía

Las ocho peores decisiones jamás tomadas por grandes empresas

Hay decisiones cruciales que deben ser muy meditadas para calcular que la inversión que se va a realizar va a tener sus frutos
Redacción Siglo XXI
@DiarioSigloXXI
lunes, 5 de noviembre de 2018, 23:26 h (CET)


Cualquier empresa, sea grande o pequeña, debe tomar constantemente decisiones que afectan tanto a su funcionamiento como a su situación económica y su futuro. Generalmente las decisiones que se toman día a día pueden hacer a esas empresas ganar o no algún cliente. Sin embargo, hay decisiones cruciales que deben ser muy meditadas para calcular que la inversión que se va a realizar va a tener sus frutos.


Pero muchas veces es difícil valorar cómo actuar. También nos pasa a todos en nuestra vida cotidiana. Detectar cuándo se nos está presentando una buena oportunidad nos puede dar muchos quebraderos de cabeza. Todos nos arrepentimos de alguna mala decisión, tomada pensando que estábamos eligiendo bien.


Hoy vamos a analizar ocho malas decisiones tomadas por equipos directivos de empresas todopoderosas, que no supieron dar a lo que tenían delante el valor que realmente tenía.


Los clásicos: las tecnológicas

Como podemos ver este artículo de Betway, Google es la primera de esas oportunidades dejadas escapar. Actualmente es la segunda empresa más importante del mundo por detrás de Apple, y un año después de su fundación en 19998, otro motor de búsqueda creado cuatro año antes y llamado Excite tuvo la oportunidad de hacerse con el ahora gigante norteamericano por 750.000 dólares.


Aunque Excite se vendió por más de 300 millones de dólares hace más de una década, Google vale ahora 367 billones de dólares


Ligado al anterior, otro de los ejemplos más llamativos en cuanto a visión tecnológica nos lo da Motorola. Muchos de nosotros recordaremos el dominio de esta marca en la producción de móviles a comienzos de siglo. Sin embargo, la compañía decidió no comenzar a producir smartphones cuando estos teléfonos comenzaban a llegar al mercado.Esta decisión costó a la compañía perder seis veces en bolsa. La marca cesó su actividad empresarial en 2011, cuando la adquirió Google, que la vendió a Lenovo años después.


Otro de los ejemplos que podemos conocer mejor es el de Blockbuster. Aunque es difícil conocer esta marca desde el mercado español, durante muchos años la oímos en películas y series norteamericanas. Este videoclub físico recibió la propuesta de ayuda de Netflix para lanzar un nuevo servicio de DVD a domicilio, que rechazó. Ahora la marca prácticamente está desaparecida y Netflix ha evolucionado hasta convertirse en uno de los líderes, no sólo en difusión, sino también en producción de contenido audiovisual.


Ofertas rechazadas

Electronic Data System es otro de nuestros ejemplos tecnológicos. La compañía de informática buscaba empresa en la que hacer una inversión para producir software. Su director rechazó reunirse con Bill Gates.


Por otra parte, Google ofreció por la compañía Digg 200 millones de dólares. Sus directivos rechazaron la venta y dos años más tarde tuvieron que conformarse con el medio millón de dólares que les ofreció otra compañía.


También el gigante Yahoo, ya en su época de declive, rechazó la inyección de ayuda de Microsoft. Los inversores vieron con muy malos ojos entonces esta decisión. Ahora la compañía vale una cuarta parte.


El mundo de la cultura

Quizá el negocio más complicado para tomar decisiones es la música. Seguro que existen muchos productores tirándose de los pelos por no saber ver el talento en alguna de las maquetas que pasaron por sus manos. Uno de ellos es Dick Rowe de Decca, que rechazó llevar a Los Beatles, alegando que ese tipo de música no funcionaba.


Por último nos adentramos en el mundo del cine. Allí Steven Spielberg, durante la creación de la película 'E.T.' ofreció a la marca de chocolatinas Mars aparecer en la película. Estos lo rechazaron y fue Hershey´s, la productora de chocolate más grande de Estados Unidos, la que finalmente pagó un millón de dólares por aparecer en una película que, dada su popularidad alcanzada después, hubiese supuesto un coste real de más de 20 millones.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Cuatro consejos para no perderse invirtiendo con sesgo ‘value’

El final de la moda del value llegará con la próxima crisis

El 68 % de los españoles comprará algo este Black Friday

Televisores, smartphones y aspiradoras, lo más buscado

España cerrará 2018 con los mayores niveles de insolvencia que su entorno

El número anual de insolvencias en España caerá tres puntos

Todas las Comunidades Autónomas suspenden en igualdad laboral

a tasa de parcialidad y la parcialidad involuntaria que afecta a las mujeres multiplica a la masculina de 2,8 a 5,7 veces según la CC.AA.

Los Erasmus generan a España beneficios por más de 242 millones de euros

Madrid, Barcelona y Valencia son las ciudades favoritas de los estudiantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris