Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La manifestación de Madrid

Mariano Estrada (Alicante)
Redacción
miércoles, 1 de marzo de 2006, 00:14 h (CET)
Si el Presidente del Gobierno no tuviera en la mente negociar ciertas cosas con ETA, después de la ingente manifestación de Madrid, convocada por las víctimas del terrorismo, saldría a los balcones de la Moncloa para decirles: “¿Cómo reconducimos esto?” ¿O es que las víctimas del terrorismo son menos importantes que Puigcercós? ¿Por qué, porque las apoya el PP? Mala excusa sería...

Señor Presidente: en estos dos últimos años, usted no se ha cansado de repetir que el Partido Popular está solo. ¿Seguirá diciendo lo mismo, a pesar de la multitudinaria manifestación de ciudadanos que tuvo lugar este sábado? Si lo hace, sepa usted que está diciendo una clamorosa mentira. En el tema del terrorismo, el Partido Popular está más acompañado que el PSOE, aunque EL PSOE tenga mayoría en el Congreso. Porque, ¿quién acompaña realmente a su partido? ¿Ezquerra Republicana, cuyo líder negoció la tregua para Cataluña, según se dijo entonces y se comprueba ahora, con la idea de debilitar al estado y al parecer con cierto éxito? ¿El partido que ningunea al Rey, a pesar de que se sabe que su actuación fue decisiva para parar el Tejerazo del 23-F?

¿A quién tiene usted para acabar con el terrorismo? ¿Al PNV, que hace tiempo que repartió los papeles con ETA: tú haces el mono, meneas el árbol y yo recojo las nueces? ¿Con semejantes pirómanos va a apagar usted un incendio que nos afecta a todos y de forma muy especial a los que han sido víctimas del mismo? ¿No conoce usted el refrán que dice que es mejor estar solo que mal acompañado? Pues lo tiene usted crudo, presidente, porque da la impresión de que el PP no está tan solo, como demuestra la manifestación aludida, y también de que no está usted muy bien acompañado. Es más, en cierto sentido, está usted prisionero de los que le apoyan. ¿O es que no es evidente? Cuando aseguró en el Congreso que no negociaría la autodeterminación, bien claro se lo dijeron algunos, como Otegi o el PNV: “la autodeterminación no es negociable”. O sea que si usted no la incluye en el paquete, las amistades se rompen, porque son falsas, y se quiebran los deseos infinitos de paz, por más que sean auténticos, que en eso yo nada discuto. Y entonces se alargará el inevitable y manoseado “conflicto”, es decir, esas minorías que luchan con métodos modernos, a las que se refiere el pánfilo Egibar, volverán a sacar las pistolas, el coche bomba o el tiro en la nuca... Digo yo que sacarán estas cosas, porque a la extorsión, al chantaje y al atentado contra los bienes de los que no se doblegan, no han renunciado jamás.

Señor Zapatero, el esperado comunicado de ETA anunciando el abandono de las armas, le ha dejado a usted con las vergüenzas al aire y a los españoles con un sentimiento de frustración. Le han engañado abiertamente y, como consecuencia, nos han engañado a todos de nuevo, y se han reído otra vez de las víctimas, que han celebrado esa impresionante manifestación para decirle al Gobierno que con los asesinos no hay nada que negociar. Y al Gobierno lo único que se le ocurre es culpar al PP, que las ha apoyado con éxito. La culpa, señor Presidente, no es de quien está con las víctimas (incluso si aproveche electoralmente de ellas ), sino de quien las desoye y las ningunea y de quien quiere buscarles las vueltas para negociar con sus verdugos lo que tal vez no sea negociable.

Parece ser que después de la manifestación de Barcelona, convocada por ERC contra su acuerdo con Mas, a propósito del Estatut, usted llamó dos veces a Puigcercós y le hizo la siguiente pregunta: “¿Cómo reconducimos esto?”. Pues bien, llame usted a las víctimas y dígales: vamos a reconducir esto. Y luego llame usted a Rajoy, pero llámelo de verdad, sin engaños ni subterfugios, atráigalo a su mesa como sólo usted puede hacer, de manera que no tenga excusas. Y hable con él, que no es antropófago ni tiene la lepra. Y pónganse ustedes de acuerdo. Y díganles a las víctimas lo que una gran mayoría de españoles está queriendo oír de sus bocas: vamos a acabar juntos con el terrorismo. Porque sólo desde ese amplio consenso, PP-PSOE, que representa al ochenta y tantos por ciento de los ciudadanos, acabar con ETA es posible.

Y si ETA está dispuesta realmente al abandono de las armas y así lo hace saber inequívocamente, entonces será el tiempo de que el Gobierno, las víctimas y toda la sociedad ofrezcan a los arrepentidos su lado más generoso.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris