Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Libre directo   -   Sección:  

El último adiós esperado

Diego Blázquez
Redacción
martes, 28 de febrero de 2006, 22:52 h (CET)
El de ayer era un lunes poco diferente a los demás. Todo el mundo volvía a sus centros de trabajo y a sus obligaciones diarias. Los teléfonos de atención al cliente volvían a sonar, los ordenadores de los empleados volvían a echar humo, la maquinaria pesada volvía a funcionar, las escobas volvían a barrer las calles, las tiendas y puestos volvían a levantar sus cierres, las clases y los libros se volvían a abrir, el estrés, la excesiva aceleración y la presión de los jefes volvían a ser los protagonistas de la jornada de cualquier español. Y por supuesto, los descansos de todo oficinista, empresario, barrendero, tendero, taxista, profesor o alumno volvían a llenarse de la clásica tertulia deportiva, repasando la última jornada liguera. En definitiva, todo era como cualquier otro día de comienzo de semana. Pero, cuando todos volvían a sus casas prestos para descansar, agotados por los enredos y problemas cotidianos y alegres por que el día empezaba a tocar a su fin, a eso de las ocho y media de la tarde, todos se iban a llevar un sobresalto más. La noticia que nunca se pensó que fuera a suceder llegó en el ocaso del lunes. Florentino Pérez dimitía de manera oficial e irrevocable como presidente del Real Madrid, un sobresalto que algunos nos ha hecho modificar nuestro trabajo, pues no era esta la columna programada para hoy, como comprenderán.

Según ha informado el ya ex presidente madridista, su puesto lo va a ocupar Fernando Martín Álvarez, quien, por lo visto, era vocal de la Junta Directiva que ayer se reunía y merendaba con la bomba informativa que les había preparado su principal mandatario. Y es que, según el propio Pérez, esta ha sido una decisión meditada con toda tranquilidad y frialdad, a pesar de que la tomara justo después de concluir el partido contra el Mallorca en el que su equipo perdía por dos tantos a uno, algo que también ha reconocido. Y me pregunto yo: ¿Cómo se puede decidir algo con tranquilidad y frialdad veinticuatro horas después de que te remonten un partido y te despidas, prácticamente, de la lucha por la Liga?. Pues ya ven, está claro que no ha sido una decisión meditada y tomada desde la tranquilidad, pero al señor Pérez siempre le ha gustado poner públicamente de manifiesto cosas que luego no se han correspondido del todo con la realidad. Como aquello de que su club era el mejor del mundo, después de tirarse dos años sin ganar nada, o que no era él quien hacía los fichajes en el Madrid, pero luego era quien mejor se llevaba con ellos, porque eso también lo ha reconocido en la rueda de prensa de ayer, que los tiene malcriados y maleducados.

Siempre he pensado que el verdadero acierto del futuro presidente del Real Madrid sería que propusiera al accionista mayoritario de ACS como consejero económico del club, porque, siendo justos, en esa parcela nada se le puede reprochar al último jefe blanco. Algo que también queda corroborado en la empresa constructora, porque ironías del destino o no, esta mañana, el propio Florentino Pérez presentaba sus más que positivos resultados en la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Sin embargo, temas económicos al margen, todavía queda mucho por hacer en lo más elemental de un club de fútbol, en su plantilla. Queda construir un proyecto deportivo coherente y eficaz, pero que se sustente en principios realistas y posibles, es decir, que se correspondan con la actualidad de un deporte que evoluciona mucho y muy rápido, y que poco tiene ya que ver con ese juego que se desarrollaba en los años de máximo esplendor madridista. Supongo que esta carencia ha sido lo que ha impulsado a Florentino Pérez a abandonar su propio barco. Hecho que para muchos llega bastante más tarde de lo que debería. Pero, ya saben lo que dice el refrán, “más vale tarde...” Y la verdad, aunque haya sido mucho después de lo que se presumía, parece que, en el ocaso como máximo responsable del club merengue, ha reconocido que si esto no funciona es por su culpa, y que espera que su decisión sirva para dar un vuelco a la actual situación de su ya ex entidad.

Pero esto no son más que palabras que, viniendo de quien vienen, sólo sirven para crear una imagen que nunca se sabrá hasta que punto será cierta, o para enmascarar otra. Ya corren rumores de que lo que intenta el ex presidente es poner a alguien que centre y focalice la atención para evitar los golpes; o presentar a un candidato para las próximas elecciones de 2008 que dirigido por él en la sombra. Ya ven que las teorías sobre su repentina marcha comienzan a salir a la luz con la misma celeridad con la que se han desarrollado los acontecimientos vespertinos de este último lunes de febrero de 2006, que pasará a la historia del fútbol como aquel en el que el mejor presidente del Madrid, después de Bernabéu, dejaba una entidad que ni era tan universal, ni tan fructífera, ni tan grande como lo eran en aquellos tiempos, ni como pretendía Florentino Pérez.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris