Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Columna   -   Sección:  

De otra galaxia

Sara Sanz
Redacción
domingo, 26 de febrero de 2006, 23:44 h (CET)
Cierto es que los colores de un equipo los lleva uno dentro, que es complicado renegar de un sentimiento como el que te ata a seguir cada fin de semana, partido tras partido a esos jugadores que visten los colores que tu idolatras; pero muchas veces cuando uno es seguidor de equipos que por sus escasos medios económicos no pueden formar un conjunto que consiga dar tres pases seguidos, la rabia invade nuestros cuerpos.

Por muy malo, o mediocre, que sea un club las cifras millonarias que consigue cada jugador a final de año superan diez veces más, o incluso 20, a lo que podría llegar a ganar una familia de un status social medio. Dicho esto, resulta incomprensible que, viendo lo que cobran todos los jugadores, miles de personas estemos sufriendo cada fin de semana por sus fallos o por su poco compromiso con el club y por unos colores que nosotros amamos.

Una servidora es seguidora de un club humilde, el cual sé que siempre llevaré en las entrañas, pero también es cierto que cada fin de semana que les veo jugar se me cae el alma a los pies. Luego llega el miércoles, día de Champions, y me siento en el sofá a ver el partido que enfrentará al Chelsea contra el Barcelona; aquí todo cambia. Ser seguidor de un equipo como el Barcelona debe ser como vivir en otra galaxia. Tener en tu club a jugadores como Ronaldinho, Messi o Eto’o marca la diferencia, y más en un partido como el que jugaron el pasado miércoles. Todos estaban infinitamente motivados y con ganas de venganza tras su eliminación la temporada pasada, y de esta misma competición, por parte del club inglés. Se dejaron la piel en el campo y pusieron en evidencia a uno de los, actualmente, mejores equipos del mundo. Aquello sí que era un partido de fútbol, aquello sí que era disfrutar…

No sé si para bien o para mal, cada uno nace sintiendo unos colores, más allá de la calidad del club a los que éstos representan, y a todos aquellos que muchas veces no podemos disfrutar con jugadores como los denominados galácticos que forman parte de equipos como el Real Madrid o el Barcelona, siempre nos quedará ver partidos como el que nos ofreció el conjunto culé el pasado miércoles en Stamford Bridge. El que no se consuela es porque no quiere...

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris