Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El arte de la guerra   -   Sección:   Opinión

La naturaleza es muy sabia

Santi Benítez
Santi Benítez
lunes, 27 de febrero de 2006, 00:04 h (CET)
Una de las imágenes que más claramente recuerdo ver en televisión en mi juventud es la cara del cantante del grupo Fine Young Canibals. Lo recuerdo tan bien porque sus rasgos eran muy especiales, por lo menos yo no los había anteriormente y, aún hoy día, no he acertado a encontrármelos de esa forma. Me explico. Tenía, o tiene, espero que todavía los tenga, los ojos achinados, el pelo rizado y la tez morena. Su padre era negro y su madre vietnamita. No me cabía duda entonces, y no me cabe duda hoy día, que era un hombre de gran belleza y atractivo. Vamos, que si Miguel Ángel hubiera visto esos rasgos en vida el David sería más hermoso de lo que es, si eso es posible.

Más tarde escuché el disco que, bajo mi punto de vista, es con diferencia el mejor de los noventa, el MCMXC a.D de Enigma, y aunque realmente no fuera consciente de porqué el cantante de los Fine me parecía hermoso y atractivo cuando era más joven, si que fui muy consciente de porqué este disco me parecía una maravilla soberbia, redonda, una jodida obra de arte; por el increíble acierto al mezclar sonidos de los cinco continentes sobre una base melódica y rítmica afín. La mezcla, el mestizaje sonoro. Ese disco podría definir lo que es la humanidad ante una raza alienígena.

La naturaleza es muy sabia, gusta de las mezclas, le agrada el mestizaje. Son los individuos los que niegan esta realidad y trasladan esa negativa a la cultura y a las sociedades en las que viven.

Una de las grandes verdades que nos ha traído este siglo XXI es la absoluta conciencia de la multiculturalidad humana. Eso también nos hace ser más conscientes de las diferencias existentes y de la belleza que hay en ellas. No existe una cultura humana, existe la multiculturalidad humana. Lo que no impide que haya catetos que defiendan la diferenciación étnica y cultural como algo bueno – que lo es – dándolo como excusa para reivindicar derechos por encima del resto de sus congéneres. Ya digo, catetos.

Somos muchos los que defendemos el mestizaje cultural, ideológico y físico como solución para muchas cosas. Sin embargo, el mismo término – mestizo – tiene en nuestro idioma connotaciones bastante peyorativas; es como decir que algo o alguien no es ni carne, ni pescado. Lo que es una verdadera incongruencia viniendo de un idioma que no puede ser más mestizo. El español es producto de un mestizaje bastante completo. Y sino, pasen y vean: bere-bere, latín, lenguas germánicas, árabe, francés, italiano, inglés y, hoy día, la amalgama de frases y vocablos que nos llegan desde el otro lado del charco a través de la literatura y las gentes de Centro y Sudamérica.

Siendo evidente que el mestizaje físico mejora considerablemente la belleza del ser humano, y que el mestizaje cultural es una de las bases más importantes de evolución social, tal vez el planteamiento del mestizaje ideológico no sea tan descabellado. Es más, estoy seguro de que no lo es. Me explico. Soy de izquierdas, hecho que no me impide darme cuenta de que el mercado es necesario e insustituible, como lo ha sido desde que el ser humano intercambió por primera vez un producto por otro con sus semejantes. Me doy perfecta cuenta de que la existencia del mercado no es el problema. El problema está en que hay que cambiar las relaciones económicas entre los pueblos que suscita el mercado. Yo diría que eso es evolución ideológica. Y como toda evolución se enfrenta a reaccionarios que quieren impedirla. En el caso del mestizaje físico tenemos a los racistas, en el caso del mestizaje cultural a los nazionanistas y en el caso del mestizaje ideológico la resistencia al cambio es doble. Por un lado aquellos que defienden que las relaciones económicas entre los pueblos están bien – amparados por el FMI y por el BM – la derecha, y, por otro lado, aquellos que siguen pensando en el mercado como si la revolución industrial siguiera vigente, la izquierda rancia.

Bajo mi punto de vista el problema de estos últimos – he de reconocer que me preocupan más estos, y lo digo en el buen sentido de lo que significa preocuparse por alguien, porque en cierta medida son más cercanos a mi pero incapaces de aportar absolutamente nada desde planteamientos tan reaccionarios como los de la derecha – decía que el problema de estos últimos es que siguen pensando en términos de revolución, cuando la realidad es que el término que se ha de manejar es evolución. Pondré un ejemplo real. La India, mil doscientos (¡1.200!) millones de almas. En 1991 estuvo a punto de declararse en banca rota. Hoy día nadie duda que en el 2050 será la tercera potencia económica mundial. Sin embargo, en Bombay, con diecisiete millones de habitantes, más de la mitad viven en la más absoluta indigencia, cifras que se pueden extrapolar al total de la población del país.

¿Significará eso una futura revolución? Bajo el punto de vista de esa izquierda rancia se diría que sí, llegarían a exponer que es la única forma de sacar de la pobreza a esa mayoría de indigentes. Pero la realidad es que cualquiera que conozca mínimamente la sociedad y cultura hindú podrá decir que en muy poco tiempo se producirá, de hecho ya se está produciendo, una evolución en los parámetros sociales. Parámetros que están más enraizados en su sistema de castas que en su sistema económico.

El progreso global a través del microprogreso localizado, Estado de Bienestar, cobertura social, evolución.

Ya digo, la naturaleza es muy sabia.
Buenas noches, y buena suerte...
Suena de fondo “The Eyes of Truth”, de Enigma.

Noticias relacionadas

Al Presidente del Barcelona CF

Carta a Josep María Bartomeu

La capital catalana en plena decadencia

La alcaldesa antisistema y defensora de manteros, Ada Colau, demuestra su incapacidad para gobernar una capital como Barcelona, poniendo en cuestión su futuro desarrollo y prosperidad

La posverdad entró en el diccionario de la RAE

Pero hace tiempo que entró en nuestras vidas a través de los poderosos medios que nos gobiernan

¿Sí a la vida?

Nos estamos acostumbrando a participar de estas manifestaciones

Guías espléndidas..., inexistentes

“Aquel que no está ocupado naciendo, está ocupado muriendo”. Bob Dylan. It`s alright Ma
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris