Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A sangre fría   -   Sección:   Opinión

El golpismo del chantaje emocional

Jesús Nieto

domingo, 26 de febrero de 2006, 07:30 h (CET)
En las sociedades con rumbo errante y con orientación difusa como la nuestra, es usual que la escala de valores morales por los que han de regirse los ciudadanos, ande trastocada y trastornada por la imposición de lo que se ha consensuado en denominar como lo “políticamente correcto”, y como consecuencia, la labor de nuestros representantes está plenamente condicionada por un interiorizado temor a la claridad y la premura en la resolución de asuntos de Estado.

El pavor a la diligencia en la pronta salida al conflicto vasco, no ha de catalogarse en función de los ciertos escrúpulos que el PP pudiese tener en asistir a la negociación del Gobierno con la banda independentista, sino más bien a la manipulación interesada que los populares han hecho del dolor de las víctimas, merced a una filosofía de oposición en la que junto al insulto descarado en la persona de Martínez Pujalte, coexiste una medida populista y pueril consistente en el chantaje emocional a discreción.

El uso que el PP pretende del concienzudo impedimento de un sector de las víctimas del terrorismo al diálogo, es no más que puro fuego de artificio para calmar una esencia ideológica huera, un discurso simplón y de resonancias vetustas que aprovecha la sensibilidad del pueblo español.

Es obvio que las víctimas han de tener, como cualquier ciudadano, un radical derecho a la intervención en el debate público sobre el fin del terrorismo, pero, con independencia del reconocimiento al sufrimiento originado por la sinrazón, y en virtud del bien común, el Partido Popular, en lugar de solicitar con visón y joyas firmas para la unidad de la patria, debería tender la mano al Ejecutivo en un asunto primordial para la convivencia, abandonar el tenaz esfuerzo de golpismo sentimental, y promover la cura única e igual a todos los terrorismos, la democracia.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXIX)

El Opus Dei no es santo porque lo sea un miembro concreto. Ni viceversa

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVIII)

¿Quizá fuese eso lo que pretendía para sus “hijos” el marqués emérito de Peralta, don Josemaría Escrivá de Balaguer Albás y Blanc?

¡Alerta roja! España en peligro por el avance separatista

“Ríe de tus lágrimas mientras las lloras” Mark Manson.

La injusticia no es inmune

"Nos corresponde hacer del mundo un lugar para todos"

La soberanía judicial española

“ Deducir que el delito de rebelión supone una exoneración del mismo, solo por haber denegado dicha Corte la euroorden del Tribunal Supremo que pesa sobre el fugado Puigdemont para el delito de rebelión, es una falacia más de los independentistas catalanes”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris