Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

Capote: Biopic en Tiffany's

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
miércoles, 19 de abril de 2006, 22:29 h (CET)
Del mismo modo que Truman Capote no era una persona al uso (o al menos no pretendía serlo), su biografía tampoco lo es (o no pretende serlo). Hay una distancia considerable, tanto ética como estética, entre el retrato del autor de Desayuno en Tiffany´s y las muestras más recientes del exitoso subgénero hollywoodiense que conocemos como “biopic”. Para empezar, el protagonista absoluto de la función, un magnífico Phillip Seymour Hoffman, está lejos de ser una estrella mainstream a lo Russel Crowe en Una Mente Peligrosa, Nicole Kidman en Las Horas o Joaquim Phoenix en En la Cuerda Floja. El presupuesto, de tan sólo siete millones de dólares, tampoco es el habitual para este tipo de producciones, y en cuanto a los responsables creativos, ni Bennett Miller ni su guionista, Dan Futterman, cuentan con un bagaje cinematográfico demasiado amplio.

Pero circunstancias de producción al margen (el valor de una película nunca debería medirse en tales términos, sea ésta un blockbuster o un sleeper independiente), Capote se desmarca de los formularios convencionalismos de los biopics por tres razones: la primera de ellas la encontramos en el propio marco temporal de lo narrado, que se circunscribe a los cinco años que Truman Capote invirtió en la escritura de su obra maestra: la novela de no-ficción A Sangre Fría. No estamos, pues, frente a una película-río con pasajes de infancia, adolescencia, madurez y ocaso, sino que se pretende mostrar la excepcionalidad de una vida mediante la selección de un periodo de tiempo muy concreto capaz de condensar todos sus matices.

En segundo lugar, Miller sacrifica la naturaleza biográfica de su film en favor de un afán, digamos, más documental. No le interesa tanto narrarnos la atribulada existencia del escritor como exponer en toda su crudeza el proceso de gestación de su obra maestra al más puro estilo making off. Esta visión es la que a la postre aporta su originalidad al producto, pues aunque en principio no lo parezca dado lo eclipsante de la interpretación de Seymour Hoffman, Capote trasciende los manierismos del biopic edulcorado de toda la vida para erigirse en una interesante digresión acerca de los límites éticos de la actividad creativa, idea ésta expresada a través de un choque constante entre culturas, mentalidades y mundos (lo rural frente a lo urbano, lo frívolo frente a lo descarnado, la pobreza frente a la riqueza) al que prestan rostro Clifton Collins Jr. en el papel de un asesino sin escrúpulos por un lado, y el propio Hoffman en el papel de un escritor también carente de escrúpulos por otro.

Surge así la tercera de las razones que aleja a Capote de los cauces habituales del subgénero, y a mi entender la más importante: no hay complacencia para con el personaje biografiado. Lejos de ser descrito desde un punto de vista benévolo y/o legendario, Truman Capote se nos revela, plano tras plano y secuencia tras secuencia, como una persona ruín, manipuladora, egocéntrica y controvertida. Vamos, que si a usted le ocurre lo que a mí y el escritor norteamericano no ha sido nunca santo de su devoción, se revolverá en su butaca de pura náusea al verlo en pantalla redivivo y coleando.

Ahora bien, pese a que tanto Seymour Hoffman como Bennett Miller han hecho un trabajo impecable con las escasas mimbres de que disponían, uno no puede dejar de cuestionarse, al término de la correcta pero aburrida película, si en realidad era necesario rodar una biografía sobre Capote cuando existen otros muchos escritores de prestigio, huérfanos de celuloide, con vidas, personalidades, y lo que es peor, obras sin adaptar, muy superiores en interés dramático a lo que nos ofrece este biopic hambriento de Óscars.

Noticias relacionadas

La Muestra de Cine de Lanzarote anuncia la programación de su octava edición

Seis de las siete películas de “Sección Oficial” competirán por el Premio del Jurado, dotado de 2.500 euros

España, país invitado del X Festival Internacional de Cine de Cali

El FICCALI abrirá con la proyección de Cría cuervos de Carlos Saura

Llega la 15ª edición del Festival de Cine y Derechos Humanos de Barcelona

Con más de 100 films comprometidos con los derechos humanos universales

El Festival Internacional de Cine de Cali celebra su décima Edición

El Festival trae una fuerte programación académica en el Encuentro de Investigadores

Lo que ‘Coco’ nos enseñó del Día de los Muertos

Así son los escenarios de México que inspiraron la película ‘Coco’
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris