Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   La Cesión   -   Sección:  

El tiburón

Antonio Álvarez
Antonio Álvarez
jueves, 23 de febrero de 2006, 23:22 h (CET)
Anoche pudimos vivir el all star de nuestra cultura deportiva: el fútbol. Y no precisamente el americano. El fútbol de verdad, vamos, el balompié. Y es que los duelos europeos de Chelsea – Barça van camino de convertirse en históricos por su intensidad, buen juego, buen fútbol, espectáculo…. El de anoche no fue menos que el de hace un año. Quizá si en su inicio, donde ambos equipos mostraron sus respetos y su intención de no fallar en la retaguardia. El partido estaba un poco encorsetado hasta que el nuevo genio del fútbol, Messi, decidió alborotar el pescado.

Messi es como un tiburón en el océano. Cuando coge el balón pasa de ser un duende insignificante entre 22 hombre, a convertirse en un depredador con el balón en los pies. Cuando Lionel recibe el esférico, el tiburón que lleva dentro se como al duende y se mueve por el campo con agresividad, sin soltar un ápice de más el balón y dispuesto a morder. Ese tiburón sólo se para cuando tira a puerta o cuando algún defensa contrario le lanza un arpón del que no puede huir. Ayer el arponero fue del Horno. El vasco le lanzó un primer arpón que a poco le horada una pierna. Pero eso no bastó y del Horno lo intentó de nuevo. En esta ocasión su entrada, más suave que la precedente, le llevó a la expulsión. Messi había mordido.

El partido siguió con un Chelsea mermado en número pero no en agresividad, ni en fuerzas. Los de Mou no se arrugaron y con indolencia empezaron a asediar la puerta blaugrana. La pesadilla del pasado año volaba sobre las mentes de algunos azulgranas. Víctor Valdés era de los que tenía en su mente los horrendo primeros 20 minutos de la temporada pasada y con su cantada demuestra una vez más que el mejor portero del país es Casillas.

En este Barcelona muchas cosas han cambiado. Pero sobre todas brilla una: el tiburón. Messi no sabe de fantasmas o pesadillas. El lo único que sabe es jugar al fútbol ¡Y vaya cómo juega! Ayer Eto´o estuvo perdido (hasta que marcó) y Ronaldinho no se encontraba demasiado a gusto en la trampa que Mourinho le había tendido. Sin embargo el técnico portugués no contaba con un pequeño argentino.

Con el partido en contra, Messi, con el carácter de un veterano, decidió atacar. Pero atacar de verdad, haciendo daño, mordiendo en sus envestidas. Una se fue a la escuadra en una asombrosa jugada. La defensa de londinense, muchas veces comparada a la muralla china, se derretía a los pies del argentino. Ni Ferreira, ni Terry, ni Carvalho lo conseguían parar. Incluso el capitán azul le hizo un penalti que hasta el más madridista protestó.

Al final, Lionel el tiburón Messi no marcó. Pero demostró que el sucesor de Maradona no está tan lejos como muchos creían.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris