Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Los leones y los días   -   Sección:   Opinión

La puesta en escena de un caballero blanco

Sergio González

jueves, 23 de febrero de 2006, 23:07 h (CET)
La aparición en el campo de confrontación de la megafusión entre Gas Natural y Endesa de la todopoderosa eléctrica alemana, E.On, ha despertado muchos recelos en el Gobierno español, quien no apuesta por adjudicar un sector estratégico como el eléctrico a una empresa extranjera. La operación ha pillado de improviso tanto al jefe de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, como al Ministro de Industria, José Montilla, que se mostraban muy favorables a la adquisición de la madrileña Endesa por parte de la catalana Gas Natural, favoreciendo la integración del gas y la electricidad en un operador dominante.

La presumible compra que ya se daba por descontado en los mercados financieros puede no ser tal toda vez que el gigante teutón tiene pensado realizar la absorción de la española por veintinueve mil millones, pagado todo ello en metálico al igual que ocurrirá con la asunción de la fuerte deuda que hoy en día mantiene la antigua empresa monopolio del Estado. Al mismo tiempo, el conglomerado germánico consideraría como un éxito su oferta siempre que consiga atraer al menos al 50% de los accionistas actuales, muchos de ellos compuestos por los fondos de inversión ingleses y estadounidenses.

El gigante energético que actualmente es el propietario de las redes de gas y electricidad alemanas, E.On, surgió al amparo del ex Canciller, Gerhard Schröder, en 2000 a raíz de la concentración de las eléctricas VEBA y VIAG, convirtiéndose en pocos años en uno de los líderes mundiales de la materia prima, tras Electricidad de Francia (EdF), con cincuenta y seis mil millones de facturación y una presencia en más de veinte países. En 2003 consiguió sortear la oposición del Tribunal de la Competencia alemán para unificar el control de las redes de electricidad y gas, y fusionarse con la hasta entonces propietaria en exclusiva de la segunda materia, Ruhrgas. Así pues, su expansión por zonas como Estados Unidos o Escandinavia que han resultado exitosas han dado paso a un desembarco en Latinoamérica donde actualmente no tiene presencia, y, por el contrario, sí que la tiene la española.

De esta manera, otra competidora y propietaria de Viesgo, la italiana Enel, ha centrado su mirada en la gasística española Gas Natural para presentar conjuntamente una contraopa y evitar de esta manera que la primera compañía refuerce aún más si cabe su hegemonía, al tiempo que se cerraría la posibilidad de que muchos activos que despiertan la codicia ajena sean vendidos. Por sí sola, la empresa con sede en Barcelona no podría hacer frente a la propuesta que ha puesto encima de la mesa la corporación centroeuropea, hecho que obligaría a retirar su oferta o a endeudarse hasta extremos ilimitados.

Desde el Gobierno, se ha expresado contrariamente a la “extranjerización” de uno de los grandes puntales de la industria española. El presidente del Ejecutivo central ha rechazado la posibilidad de poner en práctica la llamada “acción de oro” que aún mantiene sobre las empresas que fueron privatizadas en los primeros años de gobierno del Partido Popular -Endesa, Telefónica, Repsol YPF y Argentaria- y que corrían riesgo de ser absorbida por parte de las empresas extranjeras. Por su parte, el Partido Popular ha visto con buenos ojos que la empresa catalana no sea finalmente quien logre el dominio sobre la eléctrica, además de que el actual consejo de administración de Endesa, dominado por el ex presidente de Ibercaja, Manuel Pizarro, se mantendría intacto.

Los juicios que se están celebrando en el Tribunal Penal Internacional de la Haya para la antigua república de Yugoslavia (TPIY) contra los máximos dirigentes del ejército serbio que puso en marcha la campaña de exterminio contra los ciudadanos, croatas y kosovares que se encontraban en territorio considerado históricamente yugoslavo por el ex presidente de la extinta Yugoslavia, Slobodan Milosevic, siguen produciéndose, al tiempo que se exige la máxima colaboración de los países balcánicos de cara a encontrar a algunos de los “factótum” del genocidio. Si hace varios meses, y tras mucho tiempo de búsqueda, la policía española logró dar con el paradero del ex general croata Ante Gotovina y pudo detenerlo en Canarias, donde estuvo muy poco tiempo antes de “acudir a su cita” con los juzgados holandeses.

Por el lado serbio siguen sin aparecer varios de los máximos representantes del nacionalismo yugoslavo de la época que, hoy en día, sigue teniendo una gran permanencia en la conciencia y actitudes de la población balcánica. El principal es el ex general serbo-bosnio, Ratko Mladic, quien se dio a la fuga en 1996 tras la llegada de los “cascos azules” de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a una de las zonas en las que se produjo una de las mayores matanzas de la guerra, Srebrenica. Este enclave, declarado lugar de seguridad bajo la tutela de quinientos soldados holandeses, fue bombardeado a discreción por el ejército serbio, causando más de siete mil muertos. Desde este momento, tanto la búsqueda de éste como la del también ex líder militar Radovan Karadzic puede llegar a su fin si se confirman las negociaciones que podrían acabar con su entrega voluntaria ante la Justicia Internacional.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXIX)

El Opus Dei no es santo porque lo sea un miembro concreto. Ni viceversa

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVIII)

¿Quizá fuese eso lo que pretendía para sus “hijos” el marqués emérito de Peralta, don Josemaría Escrivá de Balaguer Albás y Blanc?

¡Alerta roja! España en peligro por el avance separatista

“Ríe de tus lágrimas mientras las lloras” Mark Manson.

La injusticia no es inmune

"Nos corresponde hacer del mundo un lugar para todos"

La soberanía judicial española

“ Deducir que el delito de rebelión supone una exoneración del mismo, solo por haber denegado dicha Corte la euroorden del Tribunal Supremo que pesa sobre el fugado Puigdemont para el delito de rebelión, es una falacia más de los independentistas catalanes”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris