Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A pie de calle   -   Sección:   Opinión

Ciegos...

Paco Milla
Paco Milla
jueves, 23 de febrero de 2006, 01:44 h (CET)
¿Y ese título?
Es que hoy va de ciegos.
Me parece un buen tema.
Pues yo no estoy muy seguro, porque estos son de los que no quieren ver.

Raro lo que dices.

No tanto... es muy frecuente.
¿Me lo cuentas, aprendiz de junta-letras?

Pretendo tratar el tema de la ascensión, de la subida a la montaña, del transcurrir de los días, a la caza de los objetivos marcados por cada uno de nosotros y en lo que hemos convertido, lo que en principio es digno y lógico... ¡las ganas de subir!

Antes existía un código no escrito, según el cual era difícil tocar cumbre antes de los cuarenta, ya que los valores existentes y sagrados durante generaciones te hacían descender dos o tres escalones, después de haberte costado mucho esfuerzo subirlos o al menos estancar, para no pisar la cabeza de los que iban delante.

Ahora, y ya desde hace unos años, esos stops han desaparecido.

Algunos llevamos veinte años avisando que las pausas son lógicas e incluso favorables. Varios miles de personas también lo aconsejan, ¡pero el mensaje no interesa!.

Creo que la batalla esta perdida. Somos tan profundamente imbéciles que valoramos por igual al empresario que estrena cochazo después de treinta años de duro trabajo, que al niñato que lo adquiere después de unos meses de dañino reparto de polvo blanco, al constructor que reinvierte sacrificando beneficios durante años, que al que tras dos obras chapuceras, mermando materiales y calidades, nos pasa su fortuna por las narices… o al sindicalista que limpia el morro de su BMW tras haber cortado la yugular a sus compañeros…¡todo es valido ya…todo esta permitido! ¿Ética? ¿que significado tiene esa palabra…¿alguien se acuerda?
Al final lo habéis conseguido... ¡admirabais a un tal Conde, a un tal y tal que presidía el Atlético, a tantos y tantos que representaban el éxito sin mirar que sus estómagos estaban llenos de vísceras humanas. La ascensión rápida, ”el pelotazo famoso”.

A todos los que os gustan los resultados inmediatos, a todos vosotros que edificáis torres de cristal con cimientos de cartón,¡os demando!... ¿estáis satisfechos?

Nuestros jóvenes ya están contagiados de esta grave enfermedad. Solo hay que ver a sus ídolos. Ya no importa la lucha, sólo la consecución. No importa ser, sólo tener, no importan los medios, solo el fin. ¿Estáis orgullosos de vuestra obra?

Ahora bien, no debéis sorprenderos cuando asistáis (ya lo estáis haciendo) a que alguno de vuestros hijos ascienda clavando el piolet en la espalda de los compañeros que le preceden. Deberá su sangre para saciar su sed y hundirá los afilados clavos de sus botas en la cabeza de los ya inertes para poder seguir subiendo, pero tampoco os extrañe que alguien intente hacer lo mismo con ellos.

Y lo que es aún peor para vosotros: ¿sentiréis un enorme frío en vuestra columna cuando alguno de vuestros hijos, una vez aprendido vuestro método, os apuntille bebiendo vuestra médula, succionándoos el apellido y tomando el timón de vuestros barcos, justificándose en que hace falta mano dura para navegar, y tú ya no la tienes.

Pero no debes quejarte. Se llama relevo generacional; antes se entregaba, ahora se consigue. ¿O no era ese tu mensaje?

Bueno, me gusta tu historia, pero creo que estás un poco viejo. O viejo... o solo... decepcionado. ¡Quién sabe!

Noticias relacionadas

El respeto como exigencia armónica

Necesitamos avivar el lenguaje de la consideración y del respeto

Ética de Pedro Abelardo

Fue un extraordinario pensador y dialéctico

Montados en la misma burra

Albert Boadella ha sabido dar una ejemplar lección a quienes rociaban con sal los sarmientos de la convivencia

Burla burlando van más de 3200 empresas huidas de Cataluña

“El arte de la economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores.” Henry Hazlitt

Es hora de decir la verdad

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. Adolfo Suárez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris