Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Conflictos y dilemas   -   Sección:   Opinión

Más confusión en el juicio de Cromañon

Francisco Montesano
Francisco Montesano
jueves, 23 de febrero de 2006, 01:44 h (CET)
La imprevista y extraña renuncia, por lo menos para la opinión pública, del legislador porteño Angel Romagnoli del partido Autodeterminación y Libertad (AyL), produjo un efecto devastador en la confianza depositada por la ciudadanía en la administración implementada por el actual suspendido jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y sus operadores políticos.

Las denuncias de corrupción detrás de esta extraña actitud me llevan a sostener lo denunciado en mis artículos anteriores: "Los hombres de bien, ante tamaña desgracia, deberían primero apartar de sus funciones a todos aquellos funcionarios involucrados en el control y habilitación del lugar público y luego renunciar a sus cargos para no detentar el manejo de medios y el poder que da el mismo y ponerse a disposición de la justicia. Este sería un acto de dignidad. No valen otros argumentos meramente políticos para salir del paso o solicitar perdones o disculpas."

Lamentablemente en todo este tiempo solo hemos asistido por parte del intendente Ibarra a su férrea disposición de no alejarse del cargo, convertir el juicio político en un acto mediático, realizar maniobras de respaldo a su gestión e incitar a sus ocasionales contrincantes políticos a pronunciarse sobre el juicio, con la única intención de teñir el proceso de una imagen de 'golpe de Estado', intentando despojar de valor legal el legítimo enjuiciamiento por parte de la Legislatura Porteña al Poder Ejecutivo Provincial.

Es sorprendente la rapidez con que el legislador renunciante tuvo un cambio de posición en el tema de la disco Cromañon, cuando hace tan solo unos días parangono al suspendido intendente con el Comisario Franchiotti, cuando todos sabemos que el antedicho Comisario recibió una sanción de cadena perpetua por la muerte de Kosteki y Santillán y su incuestionable responsabilidad en la muerte de estos jóvenes.

El Sr. Ibarra argumenta que los legisladores no lo pueden destituir, desconociendo las disposiciones elementales de la Constitución de la Ciudad, porque seria según su entender cambiar la decisión de los argentinos que lo votaron, un increíble desconocimiento de la legislación por parte de un hombre que es abogado, fue fiscal y hasta ahora Jefe de Gobierno suspendido y además juro respetar la Constitución de la Ciudad.

Si las denuncias de soborno, contra este legislador de un micro-partido que en este momento se ha convertido en una sociedad familiar más que en un partido político formal, son probadas, estaríamos frente a un hecho sin precedentes de falta de respeto a la vida de nuestros conciudadanos, los cuales en este caso los podemos contar por ciento noventa y cuatro.

Lo lamentable es que una personalidad respetada como el exfiscal Julio Strasera en el recordado y memorable Juicio a las Juntas, se apresuro a calificar como una herida de muerte al juicio político la renuncia de este legislador, a quien si bien no le puede imputar corrupción sin los elementos de prueba indispensables, si se lo puede acusar de inhabilidad moral y de incapacidad para ejercer un cargo legislativo ya que nos representa a todos en un poder tan fundamental de la ciudad.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLIII)

Hay que reconocer que en el Opus Dei han sido más pacíficos que Alejandro VI o Hitler. Se agradece

Aznar venció a Rajoy

Por fin, el partido hegemónico de la derecha española decidió dejar a sus bases —mediante los compromisarios— la decisión de investir a su presidente

El Partido Popular ha vuelto

“Pablo Casado ha querido "mojarse" volviendo a reconocerse en el espacio de centro derecha que tan difuminado estaba en estos últimos tiempos

Cayetano

Es de Ronda y se llama Cayetano. Vive a caballo entre Málaga y las islas afortunadas

Defender la neutralidad de Internet significa confrontar a los oligarcas de la era digital

Las personas están buscando fuentes alternativas de información
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris