Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

Directiva Bolkestein: asalto a la Europa social

Raúl Tristán

miércoles, 22 de febrero de 2006, 00:01 h (CET)
En ocasiones, la maquinaria interna que pone en marcha todos los procesos en la UE no resulta ser, para los ciudadanos, un cristal transparente a través del cual podemos ver con claridad los diferentes resultados de las acciones que se van llevando a cabo.

Muchas veces, esas operaciones son silenciosas, en otras, podríamos incluso llegar a decir que lo que son es silenciadas de forma absolutamente interesada, consciente, premeditada.

Este es el caso en el que podríamos enmarcar el proyecto “secretizado” que se ha dado en llamar en el seno de la UE “la Directiva Bolkestein”, en el dudoso honor que recibe por ella su promotor, el Comisario Frits Bolkestein, de la DG de Mercado Interior.

Secreto y silencio es lo que la han rodeado, a pesar de que con la publicación en enero de 2004 de dicha propuesta de Directiva sobre servicios en el Mercado Interior de la Comisión Europea, algunos podrían negar la mayor, cuando resulta obvio que, aquello que se publica, si no se difunde de forma adecuada, resulta inexistente a los ojos de la opinión pública.

De ese modo, los europeos siguen durmiendo a pierna suelta sin ser conscientes de la gravedad de las consecuencias que para ellos puede tener la aprobación e implantación de dicha propuesta de directiva.

Pero, ¿qué propone Bolkestein?, y ¿por qué puede resultar dramática para los ciudadanos la admisión de dicha propuesta?

En primer lugar, diremos que se trata de una asalto e toda regla a la construcción de una Europa Social, a una Europa del Bienestar, y por ende, un paso más en la edificación especulativa de esa gran Europa de los Mercaderes por la que abogan los sectores y corrientes más liberales, en el sentido económico del término, que se encuentran asentados en el seno de la UE.

Ese asalto se lleva a cabo mediante la desregulación total del sector servicios, es decir, que las empresas que gestionen todo tipo de servicios (hay ciertas restricciones pero, dando una vuelta de tuerca a la directiva, todos terminan entrando en el saco) a través de un llamado “principio del país de origen” no deben rendir cuentas, ser supervisadas o controladas, ni tan siquiera inscribirse en los registros de aquellos países donde ejerzan sus cometidos, estando sometidas únicamente a lo que se establezca en el país de origen, de sede.

Esto que en principio puede parecernos irrelevante, lleva implícitas consecuencias desastrosas, no perceptibles si no se efectúa un riguroso análisis de situaciones hipotéticas.

“Gracias” a esa maravilla de la ingeniería mercantilista, las empresas podrán salvar los obstáculos que ahora suponen los convenios colectivos locales y que afectan a asuntos tan relevantes como el sueldo, las medidas de protección y salvaguarda de los trabajadores, del medio ambiente o del consumidor.

Con esta Directiva, la CE está estableciendo las bases jurídicas que precisa para destruir el Estado Social, y todo ello en aras de una política neoliberal, privatizadora, que pretende apartar al Estado de su labor de supervisor y protector, de garante del bienestar. Al mundo de los negocios le resulta ingrata la presencia de un ente superior que controle sus movimientos, atento a cualquier desviación de las líneas aconsejadas por una adecuada Política Social.

Bolkestein implica poner en claro riesgo los servicios de interés general, sacarlos a pública subasta, al mejor postor que, generalmente, no va a ser el más adecuado, el mejor, sino el que mayor poder económico, financiero e incluso “mafioso” pueda aportar y que, a posteriori, pretenderá sacar la mayor rentabilidad a su nuevo “negocio”, un negocio que para los ciudadanos es su sanidad, su agua, la energía nuclear,...

Si la Directiva se aprueba sin ser cuestionada de forma contundente, y modificada hasta que resulte de todo punto irreconocible, entonces veremos crecer los salarios basura, los fraudes a la seguridad social, la decadencia de la calidad de los servicios, la deslocalización, el desempleo, la perversión de los sistemas sanitarios,...
Las reglas de mercado, de la competencia, aplastarán sin remedio a la educación, a la sanidad, al mundo de la cultura.

El neoliberalismo amenaza con asolar Europa, desde la mismas raíces de la mal llamada Constitución Europea.

Cientos de funcionarios neoliberales, atrincherados en sus búnkers, lujosos despachos en Bruselas, afilan sus colmillos, aguardando el momento preciso en el que la sangre de Europa comience a manar libremente para poder sorberla sin freno.

PS: A los pocos días de escribir este artículo y enviarlo a la redacción, la comisión aprobaba, con ciertos matices, “la Bolkestein”. Sin embargo, no busquen ustedes la noticia en la portada de los principales diarios, no se encuentra destacada, es casi inexistente, de hecho, he tenido que echar mano de la prensa extranjera para hacerme eco de la noticia.
Al menos, por ella sabemos que se ha modificado sustancialmente por “ un rapport rédigé par la sociale-démocrate allemande Evelyn Gebhardt, dont le principal mérite politique est d'avoir évacué le très controversé «principe du pays d'origine», según relata Le Figaro. La alianza final entre conservadores y socialistas ha dado lugar, siempre según palabras de Evelyn Gebhardt, a que la directiva tome una nueva dimensión, una dimensión social...

Noticias relacionadas

Al Presidente del Barcelona CF

Carta a Josep María Bartomeu

La capital catalana en plena decadencia

La alcaldesa antisistema y defensora de manteros, Ada Colau, demuestra su incapacidad para gobernar una capital como Barcelona, poniendo en cuestión su futuro desarrollo y prosperidad

La posverdad entró en el diccionario de la RAE

Pero hace tiempo que entró en nuestras vidas a través de los poderosos medios que nos gobiernan

¿Sí a la vida?

Nos estamos acostumbrando a participar de estas manifestaciones

Guías espléndidas..., inexistentes

“Aquel que no está ocupado naciendo, está ocupado muriendo”. Bob Dylan. It`s alright Ma
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris