Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

La televisión cambiará para permanecer

Pascual Falces
Pascual Falces
miércoles, 22 de febrero de 2006, 00:01 h (CET)
Este titular no es una pretensión ni un presagio, si acaso una aspiración por el bien de la humanidad, que, no es que se merezca mucho, pero tampoco la “basura” que desde la doméstica pantalla se arroja, sistemáticamente, en todos los hogares que disponen de ella. No es intención de esta columna hacer diagnóstico de la razón de sus males, y, que, lo que fue objeto de interés por cómodo, asequible y veraz –una imagen era más fiable que las palabras-, haya dado lugar al conformismo, cuando no repulsa, conque se reciben las actuales programaciones, salvo en contadas ocasiones.

Tal vez, el afán de negocio que ha conducido al abuso publicitario sea uno de esos males, pero, sin duda alguna, la lucha por la captación de audiencia es la flecha más venenosa que ha traspasado el centro de la “pequeña pantalla”. La competencia llevó a la “contraprogramación”, y, ésta, a rebajar los contenidos para atraer televidentes por los más bajos recursos. De un modo u otro, las mediciones del interés que merece en su momento actual, han pasado del 90,7% de 2003, al 89,6% en 2004 y al 88,9% el año pasado, según la Asociación de Investigación de Medios de Comunicación (AIMC). No parece importante el descenso en estos tres últimos años, pero resulta un aviso para los responsables en comparación con el rápido ascenso de otros medios.

Según los datos disponibles, el medio que arrolla es Internet. La evolución ascendente se mantiene a buen ritmo desde que en 1996 comenzó a medirse este parámetro entre los españoles. Así, se ha comprobado que la audiencia de Internet ha subido del 1% en 1996 hasta el 34,4% en 2005, pasando por el 12,6% en 2000 y el 26,9% en 2003. Del “uno por ciento” que lo consideraban prioritario para la información, o el ocio, ha llegado al 34 por ciento en menos de diez años. El ascenso es vertiginoso, estando ligado al imparable crecimiento del número de usuarios de ordenador.

La televisión, ha escrito algún crítico del medio, se está muriendo, e Internet va creciendo hasta que llegue a los “estirones” del adolescente. Tan sólo le sostendrán ciertas retrasmisiones en directo en las grande pantallas de plasma actuales que permiten compartir lo que se contempla con otros, y con mucha más comodidad, haciendo innecesario el desplazamiento o permanecer al descubierto. El tiempo hace que las tendencias corran en esa dirección; más adelante, y de modo inevitable, se dirá: Eran “otros tiempos”... como se comenta ahora en relación con tantas cosas.

En las horas de ocio, ya se sabe, de antemano, que no hay nada que distraiga. Los “grandeshermanos”, “cronicasmarcianas”, las películas rotas en su continuidad por la publicidad, o los informativos manipulados y atrasados en relación con la red, hacen elegir canales en que los viajes, la historia, documentales, e incluso la cocina, aseguran distracción y cultura. Y, así como la contraprogramación degrada hasta límites nauseabundos la ilustración del televidente, la calidad genera mayor calidad. Todo es cuestión de óptica. Y morirá sin pena ni gloria, que es la manera más anónima y detestable de hacerlo. Se lo habrá ganado a pulso.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris