Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Ley de reproducción humana asistida

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
martes, 21 de febrero de 2006, 00:05 h (CET)
Se acaba de aprobar en el Congreso la LHRA con la abstención del PP. Traerá serias tensiones para las relaciones entre la Iglesia y el Gobierno. Era previsible la confrontación en este tema como en del aborto libre, la eutanasia, los matrimonios homosexuales etc. Podrán guardarse todas las formas externas, para que no salten chispas en el diálogo institucional y se realice éste con sordina, para evitar confrontaciones innecesarias.

El caso es, que nada distinto cabía esperar. La Iglesia se mueve en el terreno de los principios morales, inalienables e innegociables y el Gobierno en el de las promesas de su programa socialista. Dos posturas irreconciliables, donde no caben componendas, pues son dos planos paralelos. La Iglesia defiende el aspecto moral (conciencia) y el Gobierno el aspecto legal(comportamientos).El conflicto es inevitable para el ciudadano que se siente católico, no para aquellos que ni son ni se sienten miembros de la Iglesia.

Nunca se ha de olvidar que en un Estado de Derecho, como el español, no todo lo legal es moral. Cada ciudadano deberá optar libre y responsablemente. Ni antes ni ahora vale todo.

La conciencia ha de estar por encima de la pertenencia partidista. La objeción de conciencia a la LHRA es un derecho inalienable tanto para los médicos como para los diputados católicos.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris