Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ni éstos ni aquéllos   -   Sección:   Opinión

Mesas PPetitorias y otras PPeticiones ya propias

Juan Pablo Mañueco
Juan Pablo Mañueco
domingo, 19 de febrero de 2006, 23:51 h (CET)
LAS MESAS PPetitorias con las que el PP está solicitando firmas para que eso que nos afecta a todos los ciudadanos españoles (el “Estatut” o Contraconstitución catalana: contra la Cataluña plural y contra la española del 78, aclaro de pasada) sea decidido por todos los ciudadanos españoles (¡qué antidemocrática petición, señor ZPerjuro y restantes huestes pesebristas del Partido Seguidista y Obediencial del Estatut!) se van instalando en aquellas zonas de España donde se puede... lo cual demuestra también el nivel aún menor de democracia del que se goza en esas zonas de España.

Las cuales no citaremos, porque todos sabenos cuáles son... menos ZP y los seguidistas obedienciales: si lo supieran, tal vez deberían dedicarse a promover la pluralidad en dichas zonas, en lugar de pergeñar esos engendros estatutarios anticonstitucionales, monoidentitazadores y claramente aún más fascistizantes, para unos territorios cuyos gobernantes ya lo son mucho.

No obstante, aclaro que a mí no me verán acercándome a esas mesas PPetitorias... salvo que fuese para PPedirle al PP que cambien de líder, porque con Mariano Ripios, Acebes y Zaplana van PPeor que PPésimo.

Y ahora voy a hacer una petición, ya sencillamente simple, a lo lectores:

Por favor, piensen en la necesidad de que siempre que se vaya a legislar sobre una cuestión importante... el método corriente y exigible debiera ser la consulta popular vinculante. Y no sólo porque piense que en las cuestiones esenciales la única vía democrática es la democracia directa, que lo pienso, sino también por esta otra reflexión que voy a hacerles:

En países casi democráticos, como Suiza, se considera que el referéndum popular, al que con tanta frecuencia acuden, sirve además para evitar excesos por la derecha o por la izquierda. Los políticos han de entenderse, porque, si no, vienen los soberanos del sistema, que allí sí casi son los ciudadanos suizos, y les montan un referéndum...

Con lo cual los votantes de los partidos que estaban siendo excluidos por los partidos en vías de radicalizarse, acaban centrando la situación. Salvo que la razón esté en algún caso muy claramente en alguno de los dos lados.

Los ciudadanos suelen ser bastante más cuerdos que los políticos... Y en el actual caso español (estatutario y otros) dicho axioma es evidente. Tanta es la cordura social como enloquecida está la clase política y oligárquica catalana y los perjuros y pesebristas que les obedecen.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris