Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Ayala 2006: Centenario en vivo

Nieves Fernández
Nieves Fernández
sábado, 18 de febrero de 2006, 21:52 h (CET)
No todos los personajes de la cultura celebran el centenario de su nacimiento, como lo hace el escritor granadino Francisco Ayala, eso permite hablar en presente sobre su vida literaria, y ese será el verbo que utilizaré mayoritariamente en este artículo, pues reside en Madrid, en Chamberí, ahí celebrará su cumpleaños en la intimidad familiar el próximo 16 de marzo, dejando para más tarde todo lo que se le avecina, mucho para su edad y poco por lo bien merecido.

Ayala atrae al lector como escritor polifacético en su prolífica vida literaria. Escucho en una entrevista grabada del Instituto Cervantes cómo se inicia en el mundo de la escritura y de la pintura cuando cuenta tan sólo 10 años. Al niño Francisco se le puede considerar un niño precoz de las letras, es a los pocos años cuando publica su primer artículo en Barcelona, un artículo sobre el pintor Romero de Torres que nunca piensa que se lo acepten, pues en la edición participan autores consagrados de la época. A los 18 años, escribe su primera novela que publica inmediatamente.

¿Qué podríamos decir de Francisco Ayala que fuera novedoso? Su obra y los estudiosos de la misma lo dicen todo o casi todo, sabemos que ha sido galardonado con los más cotizados premios literarios: El Premio Nacional de las Letras Españolas en el 1988, el Cervantes en 1991, el Príncipe de Asturias de las Letras en 1998; pertenece a la Real Academia Española y es Doctor “Honoris Causa” por varias universidades del mundo.

Ayala nace en Granada, en 1906, en el seno de una familia de abogados y magistrados, él mismo continúa la saga, es abogado y catedrático de Derecho Político y de Sociología, estudios que compagina con la literatura. Perdió a su padre y a su hermano en la Guerra Civil Española y se exilia en Buenos Aires en 1939, pero no será su primer viaje al continente americano, ya en 1926 viaja para impartir conferencias y participa del “ambiente literario refinado y exigente” de Argentina, donde hace amistad con otros escritores; el mismo día de su llegada a Buenos Aires le visitan en el hotel Jorge Luis y Norah Borges, su hermana pintora. Pero Ayala no se queja del exilio, se siente privilegiado con respecto a otros españoles, al poder escribir y publicar sus obras. Las ciudades de residencia del afamado ensayista, traductor y novelista son las que ahora se unen para homenajearle por medio de un Congreso, bajo el título de “Las ciudades de Ayala”, dará a conocer los detalles de su larga vida en Granada, Madrid, Buenos Aires, San Juan de Puerto Rico y Nueva York.

Para mayo se espera un concierto especial donde participarán Joaquín Sabina, Ana Belén, Víctor Manuel y el también roquero granadino Miguel Ríos, artífice de la idea de poner música en la vida del escritor. Se escucharán canciones populares de su infancia, coplas de la República, jazz, tangos argentinos, así como la música de los 60 que sonaba en España a su regreso del exilio.

Ayala trata en sus escritos temas políticos y sociales, lanza reflexiones sobre el presente y el pasado de España, y sobre cine, literatura e historia. “La historia es la maestra de la vida”, nos dice. Los rasgos característicos del último ser vivo de la Generación del 27 son un claro intelectualismo, fina ironía y realismo crítico.

Releo ahora “El Hechizado” uno de sus relatos más conocidos, nos habla del Indio González Lobo al llegar a España y visitar al Rey en 1679, un decadente y enfermizo Carlos II. No importa lo que le trae a la Corte, no se sabe el motivo, pero se advierten las dificultades de sala en antesala para llegar ante un discapacitado rey con orines que nada dice; aquí el escritor reflexiona sobre el pasado para darnos a entender el presente y analizando el poder.

Leo su discurso ya escuchado del Premio Cervantes donde afirma que “la patria de un escritor es su idioma”, él se encuentra en una categoría extraña, es ajeno y propio a un tiempo, el candidato al Nóbel de Literatura se define como “escritor español en América”. Luis García Montero, se ocupa del Centenario y resalta que es muy especial porque el escritor llega vivo. Y tanto, ¡felicidades!

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris