Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Tamazigh en Melilla y árabe en Ceuta

Rosario Suárez (Barcelona)
Redacción
viernes, 17 de febrero de 2006, 06:26 h (CET)
Se han empeñado los naacionalistas catalanes y vascos en inmiscuirse en problemas ajenos a su región e interferir en el de otras. Ahora quieren que se enseña en bereber, en Melilla, y en árabe en Ceuta.

¿Qué les importa a ERC, al PNV y al Grupo Mixto el tipo de enseñaza que ese imparta en estas dos ciudades? En ellas nunca ha habido problemas lingüísticos ni de identidad, como en las regiones españolas en donde ellos viven. Los resultados escolares de estas ciudades españolas son excelentes, en comparación con las de , por ejemplo, Cataluña, en donde lo niños no saben señalar en un mapa dónde está Soria, y mucho menos dónde está Rumanía, ni saben dónde está el Oder ni dónde el Júcar, cosa que sí saben los niños de Melilla y Ceuta. Es más, quisiera darles un dato: hace algunos años pude constatar que alumnos de 1º de BUP (normalitos, nada brillantes), tenían el mismo nivel que los alumnos de COU de Barcelona.

¿No tienen bastante los políticos separatistas con enrarecer el ambiente de sus regiones, que también quieren enrarecer el de esas dos ciudades, en donde desde hace cinco siglos se ha vivido en plena libertad y convivencia, en donde nunca ha habido problemas ni lingüísticos ni identitarios, y en donde nadie se siente extraño, sino todo lo contrario, en plena igualdad?

Los problemas identitarios, totalmente imaginarios de los nacionalistas catalanes y vascos, y ahora también gallegos, no tienen porque transferirse a otras zonas españolas. Esperemos que el Sr. Zapatero, en este tema, continúe con su política de olvidarse de la existencia de Ceuta y de Melilla, y les deje, en el tema lingüístico e identitario, que vivan en paz.

Si en unas ciudades españolas, como son Ceuta y Melilla, cuya lengua vehicular es el español, los separatistas exigen que todas las materias puedan impartirse en bereber, ¿porque los residentes en Cataluña no podemos exigir también que todas las materias se impartan en español?

¿Una vez que se impartan las clases en tamazigh y en árabe, el siguiente paso cuál será, la inmersión, y eliminar totalmente el español de la enseñanza? ¿Será acaso que querrán que Marruecos se acoja a la obsesión de los nacionalistas “una lengua, un país”, y así ayudar a Marruecos a hacerse con el poder de estas dos ciudades españolas?

No es tamazigh, la cultura originaria del pueblo bereber, ni la lengua propia del territorio, como los nacionalistas aseveran. Cuando España llegó a Melilla, por ejemplo, aquello era tierra sin habitantes, por lo tanto, la lengua y la cultura primera de ese territorio fue la española.

En cuanto al fracaso escolar, entre la población musulmana, se debe, no a la lengua, sino al absentismo y a la idea de que con que sepan leer y escribir tienen suficiente, y como la educación obligatoria es hasta los 16 años, el resto de los conocimientos que puedan impartirles, a la mayoría de los habitantes de esta etnia les da igual, y en la escuela se dedican, esencialmente, a incordiar. Por lo tanto, hagan el favor de arreglar los problemas de su región, y dejar a las demás regiones que sigan su ritmo de vida sin interferir para nada en su cotidianidad.

Noticias relacionadas

Marruecos también gana en Paraguay

Como viene sucediendo sistemáticamente en Latinoamérica con los aliados de Marruecos, éstos han ganado el fin de semana las elecciones en Paraguay

Politica afirmativa

Rosi Braidotti en su libro 'Por una política afirmativa' ofrece una nueva interpretación del sujeto

Un mundo para todos

Hace falta prestar más atención a ese mundo global si no queremos caer en una mezquindad permanente de retrocesos

Los cazadores quieren seguir cazando, los animales viviendo

Los animales no son objetos que están a nuestra disposición

Dejar la farsa y ponerse a trabajar por el bien común

J. Gacría, Cáceres
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris