Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

Vacas voladoras y cisnes mareados

Raúl Tristán

viernes, 17 de febrero de 2006, 06:26 h (CET)
Europa tiene miedo. Miedo a los gansos y a los cisnes, a grullas y patos, a cigüeñas y palomas.Europa ya no es virgen, pues el temible virus ya ha penetrado en ella. Cuando Turquía fue atacada, la cosa comenzaba a estar clara, pues Turquía ya ha sido puerta de acceso a Europa antes de ahora.

Italia, Grecia, el salto a África... y con éste último más cerca de España, ese pedúnculo adherido a Europa a última hora con cola de carpintero...

La gripe aviaria nos asalta en sueños...¿o no?. Las autoridades sanitarias hablan de calma y sosiego, tratan de evitar la alarma social, dicen, ellos, que todo está controlado, que “no problem”, que “no pasa ná”.

Pero el españolito de a pie, se mi amigo y compañero de columna, no duerme tranquilo. Y es que para muchos ciudadanos, el pollo, nuestro pollo, es el animal de mesa alado más socorrido, más imprescindible, más necesario, por precio, por comodidad, por disponibilidad, por variedad de formas de consumo, ... Vamos, que los españoles podríamos vivir a base de comer de pollo y cerdo sin problemas, y más tras la ya casi olvidada “catástrofe de la enfermedad de las vacas locas”, la EEB (encefalopatía espongiforme bovina).

Sí, ya sabemos que las consecuencias de aquel fallo en la seguridad alimentaria aún colean, que siguen apareciendo casos esporádicos, y que hasta dentro de muchos años no podremos conocer el verdadero alcance de la misma pero, de eso a la alarma social que se generó... hay mucho trecho. ¿Quién no se imaginó afectado, de un día para otro, por la variante humana de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob?.

Fue precisamente con esta crisis alimentaria que un leonés, afincado en Zaragoza, llamado Juan José Badiola, convertido en director del Centro Nacional de Referencia de las Encefalopatías Espongiformes Transmisibles, entró en todas nuestras casas para tranquilizar a la población, a la vez que colaboraba con las autoridades sanitarias para lograr un mayor control y una resolución adecuada a la crisis suscitada.

Hoy, cuando quien más quien menos, sigue tomándose su filete de ternera a la plancha con guarnición, despreocupado, seguro de que alguien ahí afuera vela por nosotros, una nueva amenaza que creíamos restringida, al menos por bastante tiempo a Asia, se nos aparece ya ante portem: la gripe aviaria... y de nuevo, el hombre científico viene en nuestro auxilio.

Badiola ha dejado clara la gravedad del problema, pero también ha tranquilizado a la población, y para mi, su palabra de científico, bien vale mi confianza, lo que quiere decir que seguiremos atentos a todo aquello que tenga a bien informarnos.

Noticias relacionadas

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?

Libertad de la Manada: ¿Juicio o venganza?

La venganza no busca reparación, es una mala respuesta a la emoción

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris