Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

¿Dónde está la belleza?

Octavi Pereña
Octavi Pereña
jueves, 16 de febrero de 2006, 05:40 h (CET)
¿Debe ser el aspecto físico un motivo para sentirse humillado? Los cánones de belleza, ¿son permanentes o pasajeros? La publicidad y las pasarelas de la moda nos presentan un modelo de belleza anoréxico y quienes no se ajustan a este canon, bien se merecen el calificativo de "bichos raros" que deben hacer todo tipo de sacrificios para ajustar sus "cuerpos horribles" a la esbeltez óptima difundida por los diseñadores de la moda. Este problema de desajuste está motivado por la tendencia de dar preferencia a lo externo en detrimento de lo interno. Las críticas que Jesús hace de los sacerdotes de su tiempo por haber convertido la práctica religiosa en un espectáculo para merecer la aprobación de los espectadores, se la puede aplicar al tema que comentamos.

Saúl, el primer rey de Israel y que posteriormente fue desechado por Dios por serle infiel, en su elección prevaleció el hecho de que "puesto en medio del pueblo, desde los hombros arriba era más alto que todo el pueblo" (I Samuel,10:23). Samuel, el profeta que había ungido a Saúl como rey se dirigió a la multitud que vitoreaba al recién elegido monarca con estas palabras: "¿Habéis visto al que ha elegido el Señor, que no hay semejanza a él en todo el pueblo?" (v.24). Todo Israel con el profeta al frente se fijó en la apariencia externa del monarca escogido, dando la impresión que la fortaleza física que representaba su estatura excepcional era la única cualidad válida que había de reunir el soberano. La elección fue un fracaso. Saúl llevó Israel a la ruina.

Después de la muerte de Saúl en el campo de batalla hubo necesidad de elegir a un nuevo monarca. Al profeta Samuel, Dios le encarga que haga la elección entre los hijos de Isaí de Belén. Cuando éstos se presentaron ante Samuel, éste al ver a Eliab, dijo: "De cierto delante del Señor está su ungido". El Señor dijo a Samuel: "No mires a su parecer, ni a lo grande de sus estatura, porque yo lo desecho, porque el Señor no mira lo que mira el hombre, pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero el Señor mira el corazón" (I Samuel,16:6,7). Lo que realmente importa es el corazón del hombre y de la mujer. El espíritu es lo que debe ser realmente hermoso pero, como a éste no lo ve el ojo humano, se desecha su educación porque se le considera inexistente. Craso error que se cobra un fuerte peaje transitar por la vida prestando exclusiva atención a la apariencia física. Con bastante frecuencia descubrimos en los medios de comunicación noticias de adolescentes que se han suicidado por no haber podido resistir la presión que sus compañeros de clase ejercían sobre ellos realzando la "fealdad" de sus físicos. Es hora, pues, que los padre se preocupen, no solamente de la formación intelectual de sus vástagos, sino que den prioridad a su educación espiritual, realzando que su verdadera belleza no se encuentra en la apariencia física, sino en la del alma.

Recientemente, Kellie McGee, que vivía acomplejada por su físico, la cadena norteamericana ABC "Extreme Makeover", le prometió convertirla en una modelo por medio de la cirugía estética. Según informa su hermana, un sicólogo y diversos médicos aconsejaron a Kellie que ni más ni menos necesitaba "un lifting en los ojos, cirugía en las orejas, un implante de barbilla y silicona en los pechos, si todo esto fuera poco, debía añadir cirugía dental para romper y recolocar la mandíbula para que su transformación diese buenos resultados". La joven estaba muy ilusionada pensando que pronto se convertiría en "Miss Universo". Todos sus sueños se esfumaron al recibir una notificación en la que se le comunicaba la cancelación de su participación en el programa alegando que el tiempo de su recuperación no entraba en el proyecto del programa. Cuatro meses más tarde Kelli McGee se suicidaba, pasando a alargar la lista de las personas que se auto inmolan debido a no encontrarse a gusto con su aspecto físico. Las pasarelas de la moda, las misses que proliferan como hongos, los famosos exhibiendo sus encantos retocados por la cirugía plástica, ejercen una gran influencia entre los adolescentes y los jóvenes. Aquí entra la responsabilidad de los padres que deben hacer todo lo que está a su alcance para expulsar los pajaritos que anidan en la cabezas inmaduras de sus hijos y tratar de hacerles entender que la belleza que da prestigio al ser humano es la del alma y que ésta, a diferencia de la apariencia física no se marchita, adquiere más lustre con el paso del tiempo.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris