Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Es o esconde (Conde-Pumpido)

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
jueves, 16 de febrero de 2006, 05:40 h (CET)
Ser o no ser es el dilema hamletiano que últimamente se traslada al Poder Judicial en España. Años creando el Supremo lo que ellos llaman moderna doctrina científica, para que ahora vengan con filosofía introducida al derecho. Ontológica para mas inri y por parte del Fiscal General, Cándido Conde-Pumpido, que se impone sobre el criterio de la mayoría de fiscales, para oponerse al recurso de inconstitucionalidad del trámite parlamentario del famoso estatuto del PP. Dice ser ontológicamente imposible que un estatuto pueda rebasar la Constitución, por estar debajo de ella. Ontología es la ciencia del ente, disciplina que considera las características esenciales de lo que es común a todos ellos (los entes, el ser), y que delimita a la metafísica. Antología del disparate versus ontología del imposible.

El pensamiento kantiano, argumenta ontológicamente para hablar sobre la existencia de Dios, formulada en los textos de San Anselmo. Ergo, afirmando la primacía absoluta del ser sobre el intelecto cognoscente, éste lo intuye como lo absoluto, Dios, que es la causa de primera de todo ente. Dicho de esa manera, el laicismo practicado por el Gobierno e introducido en las instituciones como la Fiscalía General del Estado, dejan poco lugar a la experimentación ontológica.

Ser o esconder, son antónimos u oxímoron para la interpretación jurídica. Es o esconde, quien con argumentos filosóficos intenta interpretar el derecho desde dictados políticos. Es Conde-Pumpido quién se retrata con tales argumentos contra la mayoría fiscal del Tribunal Constitucional, siendo la cabeza del Ministerio Fiscal por ser elegido. Criterios más escondidos podrían ser cuando la decisión parte de doce designados -apóstoles del constitucionalismo-. No puede existir ocultación cuando es sólo uno el elegido. Elegido y tal vez iluminado, si a los antecedentes del ontologismo nos retrotraemos, heredero del la doctrina de la iluminación de San Agustín. Con lo fácil que hubiera sido decir, me opongo por que lo manda la obediencia jerárquica y unidad de actuación. La de los fiscales, ya que la del Presidente es un secreto (a voces).

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris