Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   A bocajarro   -   Sección:  

Comprometido juego

Antonio Valimaña
Redacción
miércoles, 15 de febrero de 2006, 22:22 h (CET)
Las cuentas son difíciles de encajar en el complejo mundo del fútbol. Cierto es que dos más dos no siempre son cuatro en este espectáculo y es ahí donde recae la grandeza del mismo. Eso sí, pese a que la seguridad no queda garantizada en el total de los casos, no cabe duda que se debe apostar fuerte por ella. El riesgo de derrumbarse permanece presente año tras año. Delicada misión.

Al borde del precipicio
Año tras año, un elenco de conjuntos pugna por permanecer en la elite. Tres de ellos no acaban cumpliendo su objetivo y dan con sus huesos en un nivel inferior. Este deporte es así, no cabe otra solución. Eso es habitual, pues al fin y al cabo es un método para que la competición gane en competitividad y mantenga viva la esencia. Ahora bien, casi igual de habitual es ver prácticamente a los mismos de siempre en esa contienda. Al final acaban sacando las castañas del fuego, aunque puede llegar el momento en que se concluya un ciclo, y será entonces cuando se vuelva la vista hacia el pasado en busca de añorados tiempos. No es positivo tensar tanto la cuerda, la resistencia no es infinita. Renovarse o morir.

El bloque
La elaboración de un bloque de jugadores suele ser una condición para obtener el éxito futbolístico, máxime si no cuentas con mucho poder adquisitivo. Esa es una de las premisas para afrontar tan incierto juego desde la zona baja de la tabla. Ese bloque debe ser compacto, cualificado y bien dirigido. Eso sí, también existe otro requisito, y ese no es otro que conjuntos con mayor poder adquisitivo incurran anualmente en el conformado bloque o en la dirección del mismo y trunquen el trabajo efectuado. Mallorca y Málaga suelen ser víctimas de esta situación. Suele decirse que son equipos vendedores, equipos que año tras año parten casi desde cero. Puede ser que alguna temporada la cuerda no resista, y es que jugar con fuego siempre implica cierta peligrosidad. Tapia y Cúper han sido cabezas de turco. Manolo Hierro y Manzano afrontan ahora el cometido de garantizar otro año más entre los más grandes. El fuego persiste, el tiempo se encargará de dictar sentencia.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris