Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Excarcelación de etarras

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
miércoles, 15 de febrero de 2006, 03:25 h (CET)
Resulta obvio el afirmar que aquí y ahora, todos, absolutamente todos los españoles, representados unos por el Gobierno y otros por la Oposición, deseamos la paz. El matiz y distintivo a señalar es que NO a cualquier precio.

Resultaría indecente pretender la paz como reclamo para mantenerse en el poder o que sea ocasión para encaramarse a él. Paz SÍ, pero cumpliendo toda justicia, 1º con las víctimas y 2º con sus familiares. No es de recibo decir que se escucha a las víctimas y no asistir, como el señor ZP, a su Congreso internacional.

Por otra parte, la excarcelación de etarras sin que conste su arrepentimiento, sería de lo más indecente que pueda darse. Ni la justicia divina, ni la de la Iglesia, ni la de otras democracias, como la gala, ni el sentido común, ni la inmensa mayoría de españoles dan el perdón a los culpables, sin previo arrepentimiento de sus fechorías.

El fin de la justicia, según el sentir de la Constitución, es la integración del preso en la sociedad herida, cosa que sería un escarnio y burla mayúsculas sin su arrepentimiento.

El hijo del socialista Fernando Múgica, asesinado por ETA, abogó por “abrir un debate sobre la necesidad de comprobar el arrepentimiento de los etarras” como condición sine qua non puedan beneficiarse. Esto es lo propio de un Estado de Derecho reconocido.

Noticias relacionadas

García Bacca

Juan David García Bacca fue un filósofo, lógico, ensayista y traductor

¿Existe una contabilidad divina y exacta?

Como ninguna energía se pierde, después de la muerte del cuerpo físico la energía tiene que integrarse en alguna parte

Crueldad o justicia

¿Se acepta una justicia injusta?

Médicos, enfermos y políticos

“Ópera magna”: de cómo consiguieron enfrentar a los pacientes y sanitarios, externalizar la sanidad al sector privado, empobrecer la sanidad pública y retroceder más de treinta años en las coberturas básicas

Irrepresentativa

Si en algo coincide nuestra clase política, es que cada vez está más alejada del común de los mortales
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris