Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Excarcelación de etarras

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
miércoles, 15 de febrero de 2006, 03:25 h (CET)
Resulta obvio el afirmar que aquí y ahora, todos, absolutamente todos los españoles, representados unos por el Gobierno y otros por la Oposición, deseamos la paz. El matiz y distintivo a señalar es que NO a cualquier precio.

Resultaría indecente pretender la paz como reclamo para mantenerse en el poder o que sea ocasión para encaramarse a él. Paz SÍ, pero cumpliendo toda justicia, 1º con las víctimas y 2º con sus familiares. No es de recibo decir que se escucha a las víctimas y no asistir, como el señor ZP, a su Congreso internacional.

Por otra parte, la excarcelación de etarras sin que conste su arrepentimiento, sería de lo más indecente que pueda darse. Ni la justicia divina, ni la de la Iglesia, ni la de otras democracias, como la gala, ni el sentido común, ni la inmensa mayoría de españoles dan el perdón a los culpables, sin previo arrepentimiento de sus fechorías.

El fin de la justicia, según el sentir de la Constitución, es la integración del preso en la sociedad herida, cosa que sería un escarnio y burla mayúsculas sin su arrepentimiento.

El hijo del socialista Fernando Múgica, asesinado por ETA, abogó por “abrir un debate sobre la necesidad de comprobar el arrepentimiento de los etarras” como condición sine qua non puedan beneficiarse. Esto es lo propio de un Estado de Derecho reconocido.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris