Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Libre directo   -   Sección:  

No somos solo Nadal

Diego Blázquez
Redacción
martes, 14 de febrero de 2006, 22:26 h (CET)
A las primeras de cambio, de nuevo nos va a tocar pelear por la permanencia en el selecto grupo de naciones que lideran el panorama del tenis, lo que se conoce como el grupo mundial de la Davis. Y es que este fin de semana ha sido negro para la raqueta nacional. Los nuestros han caido derrotados por un humillante 4-1 ante la más que asequible selección de Bielorrusia. La noticia ya era oficial desde el sábado, cuando perdimos el dobles, y oficiosa desde el viernes, cuando nos quedamos sin los dos primeros puntos de la eliminatoria, algo que no nos debe suceder nunca, pues nunca hemos remontado un cero a dos en contra. Por eso, mi pregunta de esta semana es ¿qué le pasa al tenis español?, ¿qué le pasa a este deporte que nos tenía tan bien acostumbrados?, ¿por qué somos tan mitómanos, que ensalzamos a uno por encima del resto?, ¿qué les pasa al resto de tenistas nacionales, a los Moyá, Ferrero y compañía?, la verdad es que son muchas preguntas, a las que no encuentro solución como simple aficionado que soy al mundo del tenis, pero creo que todos debemos hacernoslas, porque no podemos pasar tan deprisa, en tan poco tiempo, de ganar la ensaladera en dos ocasiones a irnos de la Davis en primera ronda.

Parece que los expertos del tenis, entre los que no me encuentro, han coincidido en señalar como causa de estos fracasos a que vamos de víctimas a disputar las eliminatorias que nos toca jugar como visitantes. No les quito nada de razón, pues me merecen mucho respeto las opiniones de profesionales de esta disciplina tales como: Jordi Arrese, Manolo Santana o Juan Avendaño. Sin embargo, no creo que ese sea el único problema. La última escuadra que ha ido a defendernos a Minsk no me ilusiona como las de dos, tres o seis años atrás, como aquellas que consiguieron el título, o estuviron a punto de hacerlo (2003). No dudo de la calidad de David Ferrer, décimo en el ranking de la ATP; Tommy Robredo, décimocuarto y componente del equipo que ganó en 2004; Fernando Verdasco, trigésmio primero del mundo; o Feliciano López, trigésimo octavo. Además, no se puede duadar de ellos ni de nuestras posibilidades cuando uno de los jugadores de la escuadra bielorrusa, Voltchkov, es el 301 del mundo. Sin embargo, son jugadores jóvenes, con pocos o ningún título a sus espaldas, que están empezando a despuntar y que todavía tienen mucho por hacer porque su carrera es prometedora, aunque solo espero que no les suceda lo que al resto de tenistas nacionales. Entiendo que nuestro hombre más en forma, Nadal, estuviera lesionado y no se pudiera contar con él, pero que pasa con Ferrero y Moyá, ¿ya no existen?.

Carlos Moyá ha sido el primer español que ha alcanzado el número uno de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), en 1998 conquistó Roland Garrós, el abierto de Montecarlo, y quedó subcampeón en la Copa Masters de Hannover, sólo superado por otro español, un gran Alex Corretja, que también estuvo con el mallorquín en la final de París. Sin duda, fue el gran año de Moyá, y todos estos logros le auparon al escalón más alto del tenis mundial en el 99. Luego llegó la lesión de espalda, y la larga temporada fuera de las pistas, algo que siempre llevará como lastre, porque cuando volvió al circuito profesional ya no fue el que era, sin embargo, contribuyó de manera decisiva a que en 2004 España consiguiera su segunda Ensaladera. Un año antes, no pudo brillar de la misma forma en lo que significó la veganza australiana del 2000. En la del 2003, su compañero de individuales fue Juan Carlos Ferrero, el mismo que había logrado la proeza de la primer Davis tres años antes. “El mosquito” había ocupado el vacío dejado por Moyá en la primera línea de actualidad del tenis español. El de Onteniente conquistó casi las mismas cosas que el mayorquín, Roland Garros, algún que otro Masters Series, como el de Madrid, y el número uno de la carrera de campeones en agosto de 2003. Para mí gusto, se tratan de dos de los mejores tenistas de la historía de este país, que además, encarnan los clásicos valores de nuestro tenis: garra, fuerza desde el fondo de la pista y buen sentido del juego, y especialistas en tierra batida, pero que se defienden bien en cualquier superficie.

Bueno, pués de la misma manera que Ferrero apagó la luz de Moyá, ahora parece que Nadal ha hecho lo mismo con ambos. Me encanta el jóven Rafa, porque creo que lleva esos valores de nuestro tenis a la enésima potencia. Además creo que debe abanderar a nuestros equipos de la Davis, pero a falta de pan... Imagino que la razón de que ni Ferrero ni Moyá acudieran a Minsk fue que no se adaptarían a la pista rápida que pusieron los bielorrusos, algo que tampoco hicieron los Ferrer o Robredo. Entonces, ¿no sería más recomendable llevar a gente que asuste, a mitos de nuestro deporte que todavía tienen que seguir demostrando su clase?. Sé que no es justo criticar a toro pasado, pero creo que se les está haciendo un flaco favor al no demostrar la confianza en ellos. Bastante hemos hecho los demás con volverles la espalda y hecerno sólo del ganador recién llegado. Por favor, que no lo hagan los profesionales también. Todavía les queda tenis a Moyá y a Ferrero, cuidenles, ya que nosotros no lo hemos hecho.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris