Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Declaración de los cargos públicos

Miguel Cantero (Córdoba)
Redacción
martes, 14 de febrero de 2006, 05:54 h (CET)
La carencia de credibilidad en los datos en ellas reseñados, de la publicación de la declaración de bienes patrimoniales de los cargos públicos de la Junta, al menos como elemento complementario al fútbol, por unos días han servido para distraer la atención de los ciudadanos sobre los problemas que realmente afectan a Andalucía y a los andaluces, a la vez que han venido a demostrar que a sus gobernantes, al menos lo que es inventiva no les falta; con los mismo fines, en su día el franquismo también nos distraía con lo de los 25 años de Paz, pero ya se sabe, hay que renovarse.

No obstante, a la vista de la interpretación y cumplimiento que determinados Organismos públicos, sirva de ejemplo la Dirección Provincial del Servicio Andaluz de Empleo en Córdoba, hacen del Título I, Capítulo II de la Constitución española, así como de los preceptos legalmente establecidos en sus propias Órdenes y Resoluciones, que regulan las Escuelas Taller, Casas de Oficios y Talleres de Empleo, obviando con total impunidad entre otros, los principios de igualdad, publicidad, méritos y capacidad, en la selección de personal técnico-administrativo, más concretamente para el T.E. “Fundación Jesús Nazareno” de Montoro (Córdoba), para favorecer y pagar servicios en las urnas de militantes del PSOE, a costa de negarle sus Derechos constitucionales, excluyéndole y marginando de dicha selección a otros ciudadanos, incluso con gravísimos problemas socio-económicos, como lo son el estar en la indigencia, práctica también llevada a cabo por el franquismo para agradecer los favores y la fidelidad al mismo y al Movimiento Nacional Socialista, de sus seguidores.

Ante estas coincidencias, entre determinadas prácticas del régimen anterior y de la actual Administración pública andaluza, como las reseñadas anteriormente, posiblemente hubiera sido de más utilidad para los andaluces, que en lugar de hacer públicas las declaraciones antes citadas de sus cargos públicos, la Junta de Andalucía, en el caso de algunos de ellos, hubiera publicado la trayectoria político-geneaológica de estos, con el fin de saber si sus inclinaciones hacia el socialismo democrático, como les gusta de llamarlo, son por convencimiento, o de laboratorio.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris