Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Declaración de los cargos públicos

Miguel Cantero (Córdoba)
Redacción
martes, 14 de febrero de 2006, 05:54 h (CET)
La carencia de credibilidad en los datos en ellas reseñados, de la publicación de la declaración de bienes patrimoniales de los cargos públicos de la Junta, al menos como elemento complementario al fútbol, por unos días han servido para distraer la atención de los ciudadanos sobre los problemas que realmente afectan a Andalucía y a los andaluces, a la vez que han venido a demostrar que a sus gobernantes, al menos lo que es inventiva no les falta; con los mismo fines, en su día el franquismo también nos distraía con lo de los 25 años de Paz, pero ya se sabe, hay que renovarse.

No obstante, a la vista de la interpretación y cumplimiento que determinados Organismos públicos, sirva de ejemplo la Dirección Provincial del Servicio Andaluz de Empleo en Córdoba, hacen del Título I, Capítulo II de la Constitución española, así como de los preceptos legalmente establecidos en sus propias Órdenes y Resoluciones, que regulan las Escuelas Taller, Casas de Oficios y Talleres de Empleo, obviando con total impunidad entre otros, los principios de igualdad, publicidad, méritos y capacidad, en la selección de personal técnico-administrativo, más concretamente para el T.E. “Fundación Jesús Nazareno” de Montoro (Córdoba), para favorecer y pagar servicios en las urnas de militantes del PSOE, a costa de negarle sus Derechos constitucionales, excluyéndole y marginando de dicha selección a otros ciudadanos, incluso con gravísimos problemas socio-económicos, como lo son el estar en la indigencia, práctica también llevada a cabo por el franquismo para agradecer los favores y la fidelidad al mismo y al Movimiento Nacional Socialista, de sus seguidores.

Ante estas coincidencias, entre determinadas prácticas del régimen anterior y de la actual Administración pública andaluza, como las reseñadas anteriormente, posiblemente hubiera sido de más utilidad para los andaluces, que en lugar de hacer públicas las declaraciones antes citadas de sus cargos públicos, la Junta de Andalucía, en el caso de algunos de ellos, hubiera publicado la trayectoria político-geneaológica de estos, con el fin de saber si sus inclinaciones hacia el socialismo democrático, como les gusta de llamarlo, son por convencimiento, o de laboratorio.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XII)

A ellos (a los miembros del Opus Dei) no se les "ofrece", sino que se les obliga a tener esa dirección espiritual

La ministra de Justicia cree en milagros

¿Novata o inexperta?

Víctimas sin voz

Nos merecemos otros cuidados y otros líderes

Tempus fugit a toda leche

En la época del “tuit”, todo es breve y rápido

¿Concertinas o más policías y guardias civiles heridos, señor Marlaska?

No estamos convencidos de que un juez considerado “progresista” sea lo que mejor conviene a España como ministro de Interior
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris