Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Crucifijos polémicos

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
martes, 14 de febrero de 2006, 05:54 h (CET)
Entre la perplejidad y la indignación de muchos, se ha conocido la noticia, fechada en Roma, de que “La Unión de musulmanes italianos ha puesto el grito en el cielo y su máximo responsable, Abdel Smith, ha hecho pública su intención de recurrir a la Justicia, incluido el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo” ante la decisión de reponer el signo cristiano por excelencia en las aulas de los colegios y otros lugares públicos como aeropuertos, estaciones y cárceles.

Tal noticia puede resultar preocupante, ante la similar situación que puede darse también en España. Resulta por demás chocante, incomprensible y hasta indignante que “lleguen como invitados y al día pretendan convertirse en amos”.

El crucifijo, símbolo secular de la civilización occidental y en un país de amplia mayoría católica, no tiene por qué molestar, ni poco ni mucho, a los fieles del Islam. Máxime, cuando la consideración y tolerancia que se tiene con ellos en todos los países cristianos , no es correspondida de idéntico modo y medida en tantos países musulmanes.

Cualquier persona que diese cobijo bajo su techo a un extraño y éste en breve, tratase de arrancar de la pared un símbolo o cuadro querido de un antepasado familiar, se le pondría de patitas en la puerta de la calle. No es cuestión racista sino de enseñar lo que es educación y respeto a los demás. Pues eso.

Noticias relacionadas

No todo se solventa con la prisión

Hay penas que sólo pueden penarse en familia

Renovarse o morir

Desde la militancia apelamos a la honestidad personal e intelectual del futuro líder, su competencia política y su lealtad a una España sin fisuras ni frivolidades nacionalistas

Amenazas para España: separatismo, feminismo combativo y Justica populachera

“Resulta que no sirve de nada que se cierren las heridas si se cierran con la mierda dentro” Nerea Delgado

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIX)

El deseo de dar de comer todos los días a los de la propia familia consigue lo que no hace la convicción

Ser estoico

El libro de Massimo Pigliucci titulado Cómo ser un estoico nos hace reflexionar sobre la conducta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris