Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Micro abierto   -   Sección:   Opinión

¡Cállense de una vez!

Pelayo López
Pelayo López
martes, 14 de febrero de 2006, 05:54 h (CET)
¡Un debate!... ¡Por fin!... ¡Parece mentira! No pudo ser en las pasadas elecciones, no pudimos ver a los líderes de las distintas formaciones políticas exponer a toda la ciudadanía y debatir sus respectivos programas electorales en una televisión –lo de esos '¿mentideros?' daría lugar a otra gran reflexión para la que seguramente tendremos tiempo más adelante-, y parece que puede ser ahora con la petición de Rajoy a Zapatero para que, según el líder popular, los españoles sepamos lo que se está haciendo con la lucha antiterrorista. Y ahí empiezan precisamente mis dudas. No sé si es el tema el más apropiado para vivir un episodio político más en esta particular contienda que mantienen populares y socialistas sobre cualquier asunto que se preste a ella, y es que deberíamos recordar –en serio y con respeto, no con fines partidistas- que existe un importante número de víctimas. Primero fue un referéndum y la recogida de firmas con dicha intención –por cierto cada vez se oyen menos ecos sobre esta propuesta-, y ahora este llamamiento público a comparecer frente a frente ante la opinión pública para exponer sus parece ser distantes políticas terroristas.

Y uno se pregunta, ¿tan alejadas están que no tienen un mismo objetivo?. ¿No buscan acaso ambas terminar con la lacra que para nuestra sociedad supone el terrorismo?. ¡Ah, claro!. Lo que las diferencia no es el fin, sino los medios. Ya se sabe eso de que el fin justifica los medios, pero ¿es realmente así?. Y es que parece que uno no puede decir que el fin del terrorismo pueda estar más cerca, aunque ese sea nuestro mayor deseo –compartido o no, cada cual está en su derecho- y se trate de hacer realidad con la efectividad de las fuerzas de seguridad del Estado mientras no haya un cambio de actitud al otro lado. Esa parece ser la disparatada propuesta popular si atendemos a la postura defendida hasta el momento por el Ejecutivo, la de que no hay ningún tipo de negociación entre bastidores. ¿A dónde hemos llegado para sospechar que un gobierno elegido democráticamente pueda estar engañándonos?. Pues hemos llegado a un punto en el que los gobernantes y políticos se creen con ¡derecho a todo!. La confianza ciega de unos para con otros está enterrada hace tiempo, y eso sí que es preocupante, los recelos, los prejuicios y los miramientos.

Y esta crispación emergente en las últimas fechas –tan pronto ha venido tan pronto se irá y pasaremos página electoralista- se ha suscitado por esa controvertida espina de las excarcelaciones de etarras. Lejos de entrar a valorar comportamientos actuales a pie cambiado respecto a posturas mantenidas en el pasado en uno y otro bando –ya estamos cansados de esos achaques y reproches señores políticos, es siempre el mismo cantar-, únicamente miremos al frente y al futuro que es lo que corresponde. Existen unas leyes y un Código Penal, así como una Constitución, unos marcos en definitiva que determinan y regulan el método de actuación, en todos los sentidos, para unos presos y para otros, para bien y para mal, refundiendo y estableciendo periodos de condena o cualquier otra circunstancia estipulada. Que hable la justicia y quienes la aplican. Que los políticos se dediquen a la política y los jueces, abogados y fiscales a la justicia.

Sin embargo, ¿qué vamos a esperar de un país como el nuestro dado por doquier a las chapuzas?. Chapuzas, por cierto, y aprovechando el símil, de la que el más evidente ejemplo es la nueva y ¡flamante! Terminal 4 de Barajas. Chapuza de planificación y coordinación entre empresas y administraciones públicas que como siempre, en este caso, acaba pagando el pasajero. A los políticos, Trabajen hombro con hombre, y no puño contra puño, porque así no avanzamos, y si no tienen nada provechoso que decir más allá de insultos y descalificaciones, basta ya, porque estamos empezando a cansarnos y nos retumban los oídos –como les sucede a quienes viven junto a los aeropuertos-, así que, por favor, ¡cállense de una vez! –¿por cierto, y este silencio generalizado sobre la preocupante gripe aviar ahora que se acerca al corazón de Europa?-. Como homenaje al peliculón de George Clooney, y a lo que representan las personas en las que se basan los personajes de la misma, “Buenas noches -días o tardes según cuando lo lean-, y buena suerte”.

Noticias relacionadas

La crueldad del desarraigo

“Uno vive del donarse y del acogerse"

Con Sáenz de Santamaría el PP sería un zombi errante

“Modificar el pasado no es modificar un solo hecho: es anular sus consecuencias, que tienden a ser infinitas.”J.L.B. – “La otra muerte de El Aleph”

Pedro Sánchez se hizo un Sánchez

El anunciado programa de Gobierno fue sustituido, sin más, por pinceladas

Sobre la Virgen del Carmen y su fiesta

J. Romo, Valladolid

En huelga por Cristiano

E. Díaz, Madrid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris