Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Presidentes

Pepe López
Redacción
martes, 14 de febrero de 2006, 05:54 h (CET)
No. No crean Vds. que hay que remontarse mucho en la Historia para elegir al peor, pues los ha habido malos, peores, pérfidos, ladrones, ineptos y tontos de todas clases.

Así de pronto me viene a la memoria aquel Don Estanislao Figueras que viendo cómo estaba España, (no mucho peor que ahora) cogió una noche el expreso de París, sin decir nada a nadie y, a su llegada, puso aquel célebre telegrama para dar cuenta de su paradero. “Aquí estoy”.

Y no digo nada de aquel Don Manuel Azaña, que con aquella frase tan cínica, al enterarse de la victoria de los monárquicos en las elecciones municipales de 1931,dió un verdadero golpe de estado, con el cuento de los “burgos podridos” y, encaramado al poder, contempló impasible los incendios de los templos madrileños, trituró al Ejército, pretendió acabar con la Iglesia (lo que no consiguió porque España seguía siendo católica) organizó el Frente Popular, toleró impasible los crímenes y desmanes que sus conmilitones cometieron en toda España, por lo que, acordándose seguramente de Don Estanislao, un buen día atravesó, a pié los Pirineos, se plantó en París y dijo. “Ahí queda eso”

Don Niceto, acendrado católico según dicen, aunque amenazó con dimitir para detener los incendios, no tuvo valor suficiente para hacerlo y todo su empeño lo puso en que no gobernara Gil Robles. Ni el plazo que dió al Rey para que abandonara España -¡hasta la puesta del sol!- se lo dieron a él con aquel artificio jurídico que se inventaron para que dejara de ser Presidente

¿Qué decir de Casares Quiroga, el del reparto de armas “al pueblo” para que acabara con los fascistas, y el de la orden de lanzar al agua “con todo respeto”, a los oficiales de Marina asesinados en sus buques de guerra?

Prieto, el de los primeros años de la “honradez socialista”, el de la sublevación de Asturias por no aceptar el resultado de las urnas, y el que no titubeó en largarse a Méjico con el yate Vita, repleto de joyas fruto de la rapiña de los “leales a la República” o el cripto-comunista Negrín, el que dejó los sótanos del Banco de España vacíos de las reservas de oro del Estado español.

Quisiera echar un tupido velo para no recordar a un Adolfo, olvidadizo de sus muchos juramentos, empeñado en la disgregación de España en Autonomías y al que la sombra del caballo de Pavía y el bigote de Tejero acabaron por olvidar.

Y también habría que cubrir con un manto a Felipe, el del Gal, el de los fondos reservados, el de Filesa, el de Matesa, el de la Expo de Sevilla, el del Ave, el de la ruina de Rumasa, el de la politización de la justicia etc.

Y habría que olvidar de Aznar su inhabilidad para implicarnos en una guerra absurda y no haber metido el Prestige en la rada de Vigo para que los del “Nunca mais” hubieran sabido, de primera mano, el acierto que tuvo al alejarlo.

Del actual Presidente ¿qué decir? He agotado la lista de adjetivos despectivos. Su acceso a la Moncloa con la manipulación de un atentado terrorista, su absurdo enfrentamiento y acoso a la Iglesia, su inoperancia, cuando no burla, en la órbita internacional, su Alianza de Civilizaciones con ulemas, ayatolaks y talibanes, sus accesos de locura pretendiendo la paz con los asesinos de >Eta que sólo responden con bombas, y, sobre todo, su descabellado empeño en desmontar la Unidad de España, ya sabemos adónde nos llevan.

De todo este elenco de presidentes Vds. me dirán quién ha sido el peor.

Noticias relacionadas

Un recién nacido en una bolsa de basura

Un niño muerto arrojado a un vertedero causa más interés mediático que cien mil abortos

Una boda de altura

Este Papa no tiene remedio

Montaigne

Un gran conocedor de la naturaleza humana

Donde los chef famosos acaparan fama, dinero y egocentrismo

“El explícito y voluntarioso elogio de la creatividad acaba produciendo más cretinos que creadores, porque pensar que la creatividad se encuentra en la radicalidad es un error colosal” Santi Santamaría

Trump no podrá detener el movimiento por los derechos de los inmigrantes

Aunque salga a perseguir a sus líderes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris