Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Crispación permanente

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
lunes, 13 de febrero de 2006, 01:46 h (CET)
Los dirigentes del Partido Popular perdieron la brújula y con ella el Norte el mismo domingo en que los españoles decidieron retirarles su confianza. Y no fue, como más de uno todavía se empeña en continuar diciendo, por accidente y por los casi doscientos muertos de los “trenes de la muerte” madrileños. Aunque la actuación que tuvieron con ocasión de este dramático suceso individuos de su cúpula dirigente como Aznar, Acebes y Zaplana ayudó a ello. Muchos fueron a votar hartos de tanta mentira y de que Acebes llamara miserables a los que no creyeran en sus palabras. Pero ya antes del 11-M habían hecho méritos suficientes para que la ciudadanía les retirara la confianza. La mala gestión en el hundimiento del “Prestige”, las mentiras y censuras “urdacianas” en la televisión, los desplantes de Álvarez Cascos gestionando un AVE a Barcelona lento, tardío y circulando por un terreno minado de hoyos que hundían las vías en cuanto arreciaba la lluvia, y la grotesca boda de la hija del Presidente Aznar cual si de una Infanta de España se tratara o el ser tratados más como súbditos que como ciudadanos por un José María Aznar en bronca permanente con todo el mundo.

Desde entonces la estrategia de la crispación ha sido el camino que han elegido para volver a tener mando en plaza. En un principio fueron los rumores de que la banda terrorista ETA andaba detrás de las bombas islamistas que estallaron en los trenes madrileños. Lo intentaron también con la derogación del Plan Hidrológico Nacional, aunque este argumento tan sólo les ha dado algún resultado en Murcia y la Comunidad Valenciana. Se aliaron con las sotanas eclesiales en contra de las leyes relativas a la educación y al matrimonio entre personas del mismo sexo. Atacaron la OPA de Gas Natural porque no pueden permitir que en Barcelona se concentren empresas importantes. Se aliaron con los que no querían que el botín de guerra franquista volviera desde Salamanca a sus propietarios legítimos. Llevan un año dándonos la matraca con el Estatut de Catalunya, incluso recogiendo firmas con una pregunta engañosa y a la que todos contestaríamos con un sí. Y ahora, como el filón del Estatut parece que llega a su final y no pueden exprimirlo más se sacan de la chistera el conejo de las excarcelaciones de los terroristas de ETA. El caso es decir no a todo y seguir con la crispación permanente.

No recuerdo ahora quien dijo que “se puede engañar a muchos mucho tiempo pero no a todos todo el tiempo”. Y eso es lo que le va a pasar al Partido Popular en su particular cruzada de la crispación que le está dando ciertos réditos electorales, a raíz de las encuestas, pero que le ha cerrado el camino para gobernar en coalición con cualquier otro partido del amplio espectro político español. El engaño y la mentira, en lo que son maestros consumados, no puede mantenerse permanentemente y algún día les saldrá a la cara.

Soy uno más de los ciudadanos que no está de acuerdo en que gentes con las manos manchadas de sangre, sean del signo que sean, salgan a la calle sin haber cumplido la totalidad de las penas que les fueron impuestas pero vivimos en una democracia y ello conlleva el acatamiento al ordenamiento jurídico vigente. Los terroristas de ETA que podrían verse en libertad fueron juzgados por un Código Penal del año 1973, todavía vivía Franco, establecido por unas Cortes en las que eran habituales los uniformes militares y las púrpuras de los obispos, y en virtud de ello redimen penas por el trabajo y la buena conducta. Esteremos en desacuerdo con ello pero la Ley está escrita así. Con posterioridad este Código Penal fue reformado para adaptarlo a la Constitución y como en nuestra ley de leyes se dice que la privación de libertad tiene como objeto además del castigo proceder a la redención del penado se siguieron manteniendo las excarcelaciones sin que las penas se cumplieran íntegramente.

En virtud de todo ello los terroristas, como el resto de asesinos, salen de la cárcel, y reuniendo unas condiciones, una vez cumplidas dos partes de la pena a la que fueron condenados sin que sea posible jurídicamente la acumulación de penas. Esto el Partido Popular lo sabe, a pesar de que ahora de manera hipócrita se rasgue las vestiduras, y durante el mandato del Sr. Aznar más de trescientos etarras salieron a la calle. Muchos de ellos con condenas de más de cincuenta años. Por eso no comprendo al Sr. Acebes cuando se ensaña ante la posible excarcelación ahora de presos de ETA, ya que esto mismo se produjo mientras él era miembro del Gobierno del Sr. Aznar.

Tan sólo la estrategia de la crispación y el engaño a los españoles justifica esta conducta indigna del primer partido de la oposición. Si lo hacen ellos mientras gobiernan está bien hecho y es cumplir con la legislación, si lo hace un gobierno de otro signo es casi un delito de lesa patria. Estos días hemos sabido por unas declaraciones de Amedo, aquel que fue condenado por pertenencia al GAL, de los intereses de Aznar y Pedro J., el jefe de sus corifeos, en airear todo aquel triste asunto para defenestrar a Felipe González de la Moncloa. Ahora vemos que el partido de la gaviota no ha cambiado su estrategia y sigue moviéndose entre las cloacas para llegar al poder. Utilizan el terrorismo como banderín de enganche electoral traicionando así el “Pacto por las libertades y contra el terrorismo” donde los firmantes se comprometieron a no utilizar este tema con fines electoralistas y nada les sabría tan mal como que con un gobierno socialista se alcanzara la paz en Euzkadi y que aquellos a los que Aznar llegó a llamar Movimiento Vasco de Liberación abandonaran las armas. Para sus fines electorales tan sólo les vale la estrategia de la crispación pemanente.

Noticias relacionadas

El camino de la certeza

Nos hemos devaluado tanto que apenas tenemos fuerza para ser coherentes con nosotros mismos

Mi colegio

Una visita muy especial

¿Los partidos políticos como solución para la democracia española?

"Los partidos discuten no tanto para convencerse como para decirse mutuamente cosas desagradables.”A.Tournier.

En este Día de la Tierra, exige la libertad de Siwatu-Salama Ra

Enfrenta la posibilidad de ir esposada al hospital y de no poder amamantar a su hijo

Al Presidente del Barcelona CF

Carta a Josep María Bartomeu
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris