Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Demanda contra el Poder Judicial

José Luis Palomera
Redacción
lunes, 13 de febrero de 2006, 01:46 h (CET)
Yo, mayor de edad y en mi nombre, solicito -cual ciudadano español que soy- responsabilidad civil y penal,al Poder judicial español. Dicha responsabilidad comprenderá desde la puesta el vigor del código penal de 1973 y sus modificaciones hasta el día hoy.

La responsabilidad se entenderá de acuerdo a la que pudieran tener todos los componentes del poder judicial, u otros, que intervinieron intervienen y han intervenido, indirecta o directamente, en las normas actuales del código penal español.

La demanda se basa en dos cuestiones principalmente.

La primera; Ineptitud profesional con daños colaterales, a la sociedad no procesada.

Segunda; Dejadez de sus funciones, con resultado de “alarma y crispación social.”

Una vez definidas las causas de mi demanda, hago escrito de los fundamentos en que me baso.

(1º) Entiendo que: El poder judicial en su conjunto tiene la misión de velar por la sociedad- en primer lugar- además de, por las normas y sus cumplimientos. En segundo lugar: Entiendo - fundamento básico de mi demanda- que el poder judicial, debe aprobar, constituir, velar, y revisar, normas, o sentencias, que puedan tornarse lesivas de parte o arte.

Pues bien; hoy día la justicia española -cual, innegable realidad y verdad, ampara -ya que no desampara-todos los crímenes cometidos contra la humanidad, como uno solo -aplicado en pena máxima-. Es innegable que las normas que sustentan dicho despropósito, tanto de justicia como de lógica y sentido común “favorecen”-ya que no perjudican en lo básico- los asesinatos masivos, a quienes, en el concepto de hacer daño a la sociedad, así procedieran.

Es por eso, que se puede considerar, ineptitud u omisión, en los responsables de mantener y velar por la equidad jurídica y legal.

Haciendo comparación del caso, y para que mejor puedan entenderse, mis argumentos. El poder judicial es hoy la comparativa de un rascacielos que comenzó a remodelarse, desde su base, en el año 1973, y hoy 33 años después, los arquitectos, aparejadores, ingenieros etc. Nos dicen, que desde la primera planta el edificio se ha ido construyendo en “falso” y no queda más remedio que derribarle ya que es imposible sostenerlo en pie... Esto mismo, hoy ocurre con la justicia en España, objetivamente, es así, sin duda. Ahora bien, yo lógicamente ciudadano que he costeado los sueldos además de materiales de los responsables, he de tener potestad, y entiendo que razón, para solicitar responsabilidad civil y penal, si las hubiera, en este caso, a juristas, magistrados, y fiscales, en todo aquello que dictada demanda, pudiera competer al ( Poder judicial). Es más incluso- si la hubiera- responsabilidad política, al menos en mi caso, ya que las normas, -con las que no estoy de acuerdo- del sufragio electoral, transmitan listas cerradas, con lo cual, uno vota a un partido político y no a un gestor social en todo caso.

Resumiendo: La justicia actual de España, roza lo grotesco, y no me confundo al decir, que es la más infame de todos los estado de derecho del mundo. No lo digo yo, lo manifiestan, incluso, los propio otorgantes.

“Es que la justicia es así“.
“Es que, con lo que tenemos no podemos hacer más”.

Estas, o parecidas manifestaciones proceden de quienes, con sus protagonismos profesionales, han hecho de la justicia española, el mayor desafuero de lógica alguna.

Ya sabemos que la justicia esta así, no hace falta que no lo repitan, lo sabemos y lo padecemos. ¿Pero por qué está así?

Está así por la incompetencia de quienes tenían y tienen, la obligación de velar, por que las normas se cumplan, además de velar, por que éstas, no se tornen lacras para la sociedad, a la que, se supone, protege.

A mi no me queda duda de que la situación actual, es producto del fiasco de una retahíla de otorgantes, que al ser dictadores de ley, inconscientemente, desatienden el orden de la ley, y lo más grave la evolución que toda ley, que lo sea, debe de procurar en una sociedad rauda y cambiante, como es la nuestra.

¿Quién juzga al juzgador?

¿Quién osa con el juzgador?

Este es el mal de la justicia española..., nadie osa.. Un magistrado, por poner un ejemplo, es un ciudadano más, que trabaja para la sociedad, como trabaja cualquier obrero, ni más ni menos y ha de pedírsele responsabilidades como a todos. Sin embargo no conozco- excepto, algún”loco” como yo- directores periodistas, político, y mucho menos gentes no implicadas, hartas de ver sandeces justicieras, podridas de indignidad y desencanto de las vidas.

El estado de derecho, no debe representar bajo ningún concepto, impedimento en defensa de las vidas de las cuales deriva.

¿Porqué ese miedo a los jueces? Si han hecho muy mal su trabajo-en mi opinión sin ninguna duda- supongo habrá que pedirles responsabilidades.

Hoy cualquier persona, cualquiera, advertirían que la pena que está imponiendo es una “farsa” que no se ajusta a lógica, aunque se ajuste a normas de justicia.

¿Cómo es posible que se pueda reducir pena por “estudiar gratis” o por arrepentirse de “boquilla.”

Las persona reciclables para la sociedad, no debe reciclarse en todo caso con la sangre de la sociedad... Hay crímenes- que por su magnitud alevosía y hechos en cuestión- no admiten reciclaje alguno, al menos, junto a la sociedad.

Este conjunto de medidas ilógicas trae ahora consecuencias dramáticas para la sociedad que si asume las normas de convivencia.

Dicho esto, y sin que nadie me ilumine de locura. He de decir que, aunque por los pelos, hace tiempo ya que logré escapar a la tentación, de que otros pensaran por mí, para capricho de mis neuronas.

No estoy loco, estoy desintoxicado de política alguna, medios de comunicación e intereses diversos. No he leído, o he dado por bueno lo leído absolutamente a nadie, ni de nadie. Primero he de leerme a mí mismo para entender a los demás, eso hago y en eso estoy. Otros muchos no supieron reaccionar a tiempo, o tuvieron peor suerte que yo. Luego ha éstos, ( la marabunta in- sociedad) les hormiguea el cerebro sin dejarles hueco donde discernir, la lógica que nos envuelve, y alcanzamos ver.

Resumen final: Solicito a los medios de comunicación, en esta carta, que se hagan eco del asunto, ya que no puedo entregar mi denuncia para que la juzguen los denunciados, lógicamente.

Por otro lado el que esté de acuerdo con mi exposición de los hechos y la base que los sustentan que de fe, o se manifieste a favor.

Es por ley que pido la depuración de responsabilidades a quienes, en derecho y en funciones, han dilapidado- la mayor garantía que pueblo alguno -después de la vida- ha de tener- la justicia, trasvasándola, a las cloacas de la ilógica, el desconcierto, la alarma social, y en muchos casos, al desafuero sensitivo de las víctimas. Es decir el Poder Judicial en su conjunto, aunque esto no quiere decir, al conjunto, ni de nadie en particular que no tuviere responsabilidad de dictaminar.

Noticias relacionadas

García Bacca

Juan David García Bacca fue un filósofo, lógico, ensayista y traductor

¿Existe una contabilidad divina y exacta?

Como ninguna energía se pierde, después de la muerte del cuerpo físico la energía tiene que integrarse en alguna parte

Crueldad o justicia

¿Se acepta una justicia injusta?

Médicos, enfermos y políticos

“Ópera magna”: de cómo consiguieron enfrentar a los pacientes y sanitarios, externalizar la sanidad al sector privado, empobrecer la sanidad pública y retroceder más de treinta años en las coberturas básicas

Irrepresentativa

Si en algo coincide nuestra clase política, es que cada vez está más alejada del común de los mortales
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris