Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ni éstos ni aquéllos   -   Sección:   Opinión

¿Usted sabe adónde nos lleva el caudillo ZP?

Juan Pablo Mañueco
Juan Pablo Mañueco
lunes, 13 de febrero de 2006, 01:46 h (CET)
LA NOCIÓN de “líder” no es nada democrática, sino precisamente su antónimo, aunque siempre vivamos bajo la sombra del “líder” de los partidos “democráticos”, o que se nos venden como tales.

Pero cuando el líder cabecero se escapa del grupo y se pierde en la lejanía tras la que nos arrastra a todos, el cabeza pensante se transmuta en caudillo: en el cab–ecilla que decide por todos.

Y la definición sigue valiendo aunque el cabecero sea un cabezudo que por algún motivo cabezota se haya situado en cabeza y avance dando cabezazos sin tino, pero siempre adelante y como sea, cada vez más caudillo y más líder del pueblo soberano o, por mejor nombre, del pueblo cabestro, que es lo que somos todos en estas pseudodemocracias verticalistas de los líderes/caudillo... En las que durante cuatro años el cabezón de turno puede hacerles todo lo que le plazca a los electores, que han de seguirle en sus delirios, cada vez más cabizbajos.

Luego, al cabo de unos años, los electores eligen otro caudillo: que vuelve a hacer lo mismo, porque para eso está diseñado el sistema pesebrista de los partidos verticales y de los politijueces a su servicio. Para que todo sea una sucesión interminable y permanente de caudillos...

Y ahora, para que ustedes vean cómo el análisis que acabo de esbozarles se adecua perfectamente a la realidad de España... les diré a los simpatizantes de la izquierda que, en los párrafos anteriores, me estaba refiriendo a José María Aznar, el caudillo cabezón que se obcecó en una guerra innecesaria. Pero, a la vez, añadiré a los simpatizantes de la derecha que, en dichos párrafos anteriores, me estaba refiriendo a José Luis Rodríguez Zapatero, el actual caudillo cabeciduro de nuestros temores cabestreros y variados, porque vienen desde diversos ángulos.

¿Lo ven, simpáticos aunque poco críticos simpatizantes de la izquierda o la derecha, cómo lo que falla es el sistema de caudillos y todo el sistema de verticalista sumisión política y judicial, y no digamos ciudadana, al testarudo y omnímodo caudillo?

Dicho lo cual, que si ustedes no son cabeceantes caballerías que quieren condenarse eternamente a darse cabezadas contra un modelo caudillista que les encabestra por sistema, les hará reflexionar... les digo también, en un aparte:

¿Ustedes saben adónde nos lleva el caudillo, ¡presente!, ZP...?

Yo tampoco, e incluso cada vez tengo más nítido que, igualmente, no menos lo ignora él... Lo cual sí entraña un problema grave, peliagudo e inquietante de cabeza.

Noticias relacionadas

El camino de la certeza

Nos hemos devaluado tanto que apenas tenemos fuerza para ser coherentes con nosotros mismos

Mi colegio

Una visita muy especial

¿Los partidos políticos como solución para la democracia española?

"Los partidos discuten no tanto para convencerse como para decirse mutuamente cosas desagradables.”A.Tournier.

En este Día de la Tierra, exige la libertad de Siwatu-Salama Ra

Enfrenta la posibilidad de ir esposada al hospital y de no poder amamantar a su hijo

Al Presidente del Barcelona CF

Carta a Josep María Bartomeu
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris