Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Por la libertad lúdica

Nestor Estebenz (Barcelona)
Redacción
jueves, 9 de febrero de 2006, 21:36 h (CET)
Llega una noticia más de violencia local. Uno de los policías enviados a desalojar un edificio ocupado en el que se celebraba una fiesta recibió el impacto de una maceta dejándolo en coma y estando ingresado en el hospital clínico en el momento de redactar estas líneas. ¡Pobre chico! Si se recupera tendrá tiempo sobrado para reflexionar sobre el día de su accidente laboral y la función policial para impedir fiestas alternativas. Un segundo. Repasemos conceptos. Un policía es un individuo anónimo programado que se prepara para ir a la guerra. Son dejes del oficio que de vez en cuando sea él quien reciba los golpes en lugar de darlos. Posiblemente en su familia será una maravillosa persona pero su función objetiva es la de represor, lo de mantener “el orden público” lo pondremos entre comillas.

El movimiento-ocupa es uno de los más radicales dentro del sistema social en que la prioridad de la propiedad privada está por encima de las necesidades sociales y en el que la especulación de los terrenos y de los locales deja multitud de espacios fuera de uso a la espera de colocarlos al más alto precio de mercado. ¿Qué mal hay que la gente recicle techos para sus alojamientos o sus diversiones si no molestan a nadie? Bueno a nadie no, sin duda a las autoridades incompetentes les molesta soberanamente la libertad lúdica. Hay que precisar que hay un fenómeno de fiestas alternativas a los bailes de discoteca para no pasar por los precios de éstos. El auge de la moral echa por los suelos toda iniciativa popular para hacer de la ciudad algo más habitable.

Aunque no hacemos apología de la violencia de ninguna clase tratamos de entender la estructura del suceso referido dentro de la lógica perversa de un sistema social que prohíbe lo más básico, incluidas las libertades del placer y la diversión. Por otra parte ¿dónde empieza la violencia?, ¿En el momento en que alguien apunta con un objeto de peso a la cabeza de un uniformado obedeciendo órdenes o en el momento anterior de quien las ha dado haciendo personar a tipos de espanto con su indumentaria y su artillería?

Noticias relacionadas

El respeto como exigencia armónica

Necesitamos avivar el lenguaje de la consideración y del respeto

Ética de Pedro Abelardo

Fue un extraordinario pensador y dialéctico

Montados en la misma burra

Albert Boadella ha sabido dar una ejemplar lección a quienes rociaban con sal los sarmientos de la convivencia

Burla burlando van más de 3200 empresas huidas de Cataluña

“El arte de la economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores.” Henry Hazlitt

Es hora de decir la verdad

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. Adolfo Suárez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris