Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

España escarnecida

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
jueves, 9 de febrero de 2006, 21:30 h (CET)
Estamos asistiendo el pueblo español, entre el asombro de unos, la indiferencia de otros, y la inacción de la gran mayoría, a uno de los acontecimientos más bochornosos de nuestra historia. Caso único en los anales patrios.

Por la incompetencia de un gobierno sectario y laicista, que pacta con nacionalistas vascos y catalanes, nuestra gran nación española camina imparable a su desmembración y a su ruina material y espiritual.

La mayor parte de los ciudadanos, excepto honrosas minorías, críticas y beligerantes, están adormilados y anestesiados, ante el futuro que se nos viene encima. Esto no es ser profetas de calamidades, sino patriotas realistas.

No es tampoco la unidad de España la que corre peligro, sino como escribía un insigne periodista, Carlos Dávila, “asistimos a la voladura de la dignidad de toda una nación genuflexa ante unos asesinos a los que Zapatero y su cuadrilla tratan mejor que al PP. Y desde luego, a más de la mitad de los españoles”.

Una sociedad, una nación, que se rinde y humilla ante unos terroristas, para lograr una ficticia paz, al precio que sea, es por que ha perdido el norte de su dignidad y está más que enferma espiritual y moralmente.

Pocos son los que ante esta situación dan valientemente la cara. Se prefiere el silencio ante la apisonadora del poder político o mirar para otro lado. Cuando todo se consuma al fin, palparemos las consecuencias pero... ¡ya será tarde!

Noticias relacionadas

Puigdemont y Alemania

Considero muy apropiada la petición de explicaciones del juez Llarena al señor ministro Montoro

Hay que levantarse siempre

Urge elevarse y ennoblecerse como ciudadanos de bien

Y Nacho dixit

Sorprende que todo el mundo hable bien de él

Al-Khwarizmi sigue estando actual

Sin valores ni principios sólidos solamente tendremos delincuentes corruptos y malas personas

A España, sin odio pero sin esperanza

Catalunya y España dos líneas paralelas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris