Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Un traje 'mal hecho'

Pascual Falces
Pascual Falces
miércoles, 8 de febrero de 2006, 22:54 h (CET)
La explosiva situación que se vive en buena parte del globo terráqueo entorno de un “quítame allá esas viñetas”, por encima de cualquier apreciación, alguna ya recogida ayer mismo en esta columna, denota la inestable estabilidad que se vive. O lo que es lo mismo, la engañosa situación que provocan aquellos que, siempre por conveniencia propia, se esfuerzan por explicar el orden y concierto que las instituciones contemporáneas proporcionan al mundo en los comienzos del siglo XXI.

De modo no trascendente, la situación recuerda aquél viejo chiste del hombre que estaba probándose un traje nuevo, a medida, en casa del sastre. “Esta hombrera no me cae bien”, -decía nuestro personaje. A lo que el sastre añadía: -Suba un poco el hombro. Y, “esta manga es un poco larga”: -Recoja un poco el brazo... “Pero, este lado de la chaqueta es más corto que el otro”: -Inclínese en este sentido... “Me aprieta la cintura del pantalón”: -Tome un poco de aire, y aplaste el abdomen. Y, “ahora que veo, una pernera es mas larga que la otra”: -Doble un poco la rodilla, y arreglado. Con todas estas componendas y “negociaciones”, más algún alfiler o puntada del caradura del sastre, nuestro protagonista llega a presentar ante el espejo un aspecto aceptable, con lo que decidido y contento, lo termina de pagar y sale ufano a la calle. En la misma acera, unos que le observan, cojeando, torcido, y con una mano más baja que la otra, exclaman entre ellos: ¡Hay que ver qué tío más mal hecho, y lo bien que le cae el traje!...

Algo así, en efecto, se puede aplicar al mundo, que no está para chistes precisamente. Apenas echa a andar, saltan los alfileres y se abren las costuras que los apresurados dirigentes de las instituciones le han dado para convivencia entre las gentes. En este punto, las preguntas saltan solas. ¿Qué hacen soldados noruegos, italianos, o españoles, integrados en la OTAN –Organización del Atlántico Norte- en Afganistán, Asia Central? ¿Qué mantiene unidas en Irak dos etnias tan distintas como kurdos y árabes, con estos, a su vez, divididos en sunníes y chiitas, dentro de un país trazado con regla y cartabón por los ingleses al término de la primera guerra mundial? ¿Cómo se consigue la convivencia pacifica entre palestinos e Israel? ¿Qué se puede esperar de un país milenario como Irán, gobernado por clérigos musulmanes intolerantes? ¿Por qué se exige la inspección de la Oficina Internacional de la Energía atómica a Irán, sin llegar a ser conocida la capacidad nuclear de Israel? ¿Se puede retener, empujando hacia el islamismo, a un país como Turquía que se esfuerza por llegar a ser parte de la Unión Europea? ¿Cómo se consiente que los musulmanes asentados en Europa no establezcan, ni se les exijan, las reglas que marca la convivencia intercultural? Afortunadamente, Europa no es Cataluña, que en su nacionalismo impaciente, cree que la multiculturalidad es suficiente (cada uno en su casa, y Dios en la de todos). Y así querer mantener la limpieza de raza. Concediendo y mal gobernando, el mundo parece marchar, pero unas insignificantes viñetas, por ejemplo, hacen saltar chispas que son desórdenes sangrientos. Y también pueden pasar más cosas, si no se entiende, de una vez, que el traje es para el hombre, no el hombre para el traje.

Noticias relacionadas

Marruecos también gana en Paraguay

Como viene sucediendo sistemáticamente en Latinoamérica con los aliados de Marruecos, éstos han ganado el fin de semana las elecciones en Paraguay

Politica afirmativa

Rosi Braidotti en su libro 'Por una política afirmativa' ofrece una nueva interpretación del sujeto

Un mundo para todos

Hace falta prestar más atención a ese mundo global si no queremos caer en una mezquindad permanente de retrocesos

Los cazadores quieren seguir cazando, los animales viviendo

Los animales no son objetos que están a nuestra disposición

Dejar la farsa y ponerse a trabajar por el bien común

J. Gacría, Cáceres
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris