Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

Ciudad Juárez: El silencio de un Gobierno

Raúl Tristán

miércoles, 8 de febrero de 2006, 00:44 h (CET)
Son las 13:00 horas de una soleada mañana invernal. Escribo estas líneas cómodamente sentado frente a mi ordenador, parapetado tras la anciana mesa de escritorio de roble, recuperada con esfuerzo de una destrucción segura por el abandono de sus dueños y la colonización de la carcoma y los hongos.

Mi vida es sencilla ahora, mi vida es segura, amparado como me encuentro por una sociedad civilizada, por un Gobierno que en teoría vela por mí. Y sobre todo, porque en mi concepción el azar jugó su carta: nací varón.

Dos realidades éstas importantes: ser hombre y haber nacido en España; frente a otras dos terribles e inevitables: ser mujer y haber nacido en Ciudad Juárez.

De hoy no pasa, me he dicho, lo he dejado olvidado durante mucho tiempo. Demasiado. Las cuestiones políticas, algunas de ellas absurdas y repletas de una nimiedad apabullante, terminan por absorberte por completo, desviándole a uno de la senda que originariamente se había marcado como fin de su escritura: la denuncia sin rodeos del despropósito, de la oculta cara oscura del ser humano, de la lucha por la responsabilidad social a través de la letra impresa.

Pero la cuestión es demasiado grave como para mirar hacia otra parte.

¿Qué es lo que viene ocurriendo en Ciudad Juárez, una población mexicana de la que poco habríamos oído hablar si no fuera por la negrura sangrienta que destila su solo nombre?.

En Ciudad Juárez, en tan sólo una década, casi cuatrocientas mujeres, muchas de ellas tan sólo niñas, han sido asesinadas, violadas, mutiladas o, simplemente, han desaparecido sin dejar rastro alguno.

En Ciudad Juárez las madres temen, cada segundo, por la vida de sus niñas; y las hijas, viven el tormento del terror permanente, del miedo al asesino agazapado tras cada esquina, de la desconfianza que nace de la inseguridad, del pensar que, tal vez, la muerte se halle esperándome a mí, silenciosa, traicionera, diabólica.

Y, sin embargo, si uno visita la web de Ciudad Juárez, encontrará en ella la luz deslumbrante de una ciudad que se vende a sí misma con las siguientes palabras: “ofrece grandes oportunidades de negocios, diversión, cultura, historia y, por si fuera poco, atractivos turísticos. Es una ciudad que está llena de atractivos espectáculos, desde las emocionantes carreras de autos, charreadas, corridas de toros, torneos de golf y carreras de motos”... Normalidad, esa es la realidad fantasma según el gobierno de la ciudad. Un ciudad maravillosa en la que todos desearíamos vivir, gracias a la amplia sonrisa que nos muestra su regidor...

Pero para “Nuestras Hijas de Regreso a Casa, A.C.”, una asociación civil de familiares y amistades de mujeres que han sido asesinadas y/o desaparecidas en Ciudad Juárez y que nació en febrero del 2001, a raíz de “la desatención a las demandas de justicia judicial, la inacción gubernamental, la violación a derechos humanos y la recurrente desatención a víctimas”, su ciudad es el más claro ejemplo de desidia oficial, de ocultación de los hechos, de oscurantismo policial y gubernativo.

¿Qué hay realmente tras estos asesinatos y desapariciones?. ¿A quién o quiénes se está protegiendo?.

Desde la insignificancia de esta columna, hago un llamamiento a todos mis lectores, escasos pero seguro que comprometidos con la sociedad que les ha tocado vivir, para que envíen un mensaje de apoyo a esta gente que necesita de nuestra fuerza individual, para que se convierta en una avalancha de humanidad: nuestras_hijas@yahoo.com.mx.

Y para concluir, ¿por qué no enviar nuestra protesta a sus gobernantes?: comentarios@juarez.gob.mx

Noticias relacionadas

Montaigne

Un gran conocedor de la naturaleza humana

Donde los chef famosos acaparan fama, dinero y egocentrismo

“El explícito y voluntarioso elogio de la creatividad acaba produciendo más cretinos que creadores, porque pensar que la creatividad se encuentra en la radicalidad es un error colosal” Santi Santamaría

Trump no podrá detener el movimiento por los derechos de los inmigrantes

Aunque salga a perseguir a sus líderes

¿Intenta Israel expulsar a los palestinos de Cisjordania y Gaza?

¿Será Jerusalén la capital única e indivisible del Gran Israel?

Cuando la mentira es la norma

Zoido miente en el Senado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris