Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

La prudencia en estos tiempos

Pascual Falces
Pascual Falces
miércoles, 8 de febrero de 2006, 00:44 h (CET)
Nunca se aconsejará lo bastante la necesidad de prudencia -discernir y distinguir lo que es bueno o malo, para seguirlo o huir de ello- en los tiempos que se viven en que “todo” se sabe, y lo que no, ni siquiera hay que deducirlo, salta a la vista. Es algo que ha conquistado la humanidad con el acceso a la llamada “sociedad de la información”. Y, un buen ejemplo de imprudencia se está viviendo con la escandalera entorno a las viñetas publicadas en Dinamarca con representación gráfica de Mahoma. No es de recibo ignorar que la religión que fundó prohíbe, expresamente y bajo pena de muerte, la reproducción de la figura humana en cualquier iconografía. Así es como se ven paredes y paredes de magníficos edificios de esa cultura, rellenas sus fachadas, o zócalos de estancias, con letras del alfabeto árabe junto a incontables filigranas (arabescos). ¿Podían molestar, y, por lo tanto, no eran prudentes las mencionadas viñetas? Una respuesta salta a brote pronto: los daneses son libres de publicar cuanto les venga en gana. ¿Era previsible que, allá en sus tierras se indignasen de este modo quienes lo toman por injuria?... así ha llegado la polémica desatada en tantas latitudes.

Un “best seller” reciente, “El Médico”, de Noah Gordon, recoge el aprieto que experimenta el protagonista, cuando en pleno S. XXI, estudiando Medicina en Ispahán (Persia) -la mejor Escuela de esos años-, ha de rendir examen de anatomía sin poder representar rasgos de la figura humana, y lo resolvió estableciendo analogías con la morfología de las plantas. Esto, transcurría cuatro siglos después de que Mahoma aventase a los árabes hacia la nueva religión. Pero, eran “otros tiempos” como dice el hijo pequeño de Epifanio del Cristo Martínez, allá en su hamaca de bejuco en el Valle del Cauca. Y no todos los súbditos del Califato eran tan escrupulosos en guardar las leyes. La vida es antes que la norma (Unamuno)

Por los mismos días que la acción de la novela, casualmente, una escuela de artesanos cordobeses, Faray y sus discípulos, en el esplendor del Califato, hicieron una bellísima arqueta en marfil para un presente, que, entre sus arabescos florales, representa diversas escenas con figuras humanas a caballo o cazando. Este “pecado mortal”, nunca mejor dicho, debió quedar entre los que lo hicieron y el homenajeado. La historia no recoge si alguien los denunció y acabaron degollados. Pero, la universalmente conocida como “Arqueta de Leyre”, se encuentra cuidadosamente expuesta para su detenida contemplación en el Museo de Navarra (Pamplona). También en el Louvre se guarda una famosa jarrita de cerámica con figuras humanas. Es decir, que los pecadillos en esta cuestión han existido, y se conservan sus vestigios.

En nuestros días, los artífices de ambos testimonios, se hubieran cuidado de publicar su obra en periódicos o pantallas de televisión. Se puede comprender lo hayan tomado como una provocación, aunque también tengan cosas que ocultar, y lo prudente aconsejaba buscar otros motivos para el chiste.

Noticias relacionadas

El respeto como exigencia armónica

Necesitamos avivar el lenguaje de la consideración y del respeto

Ética de Pedro Abelardo

Fue un extraordinario pensador y dialéctico

Montados en la misma burra

Albert Boadella ha sabido dar una ejemplar lección a quienes rociaban con sal los sarmientos de la convivencia

Burla burlando van más de 3200 empresas huidas de Cataluña

“El arte de la economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores.” Henry Hazlitt

Es hora de decir la verdad

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. Adolfo Suárez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris