Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Las plumas y los tinteros   -   Sección:   Opinión

Políticamente Boadella

Daniel Tercero
Daniel Tercero
miércoles, 8 de febrero de 2006, 00:44 h (CET)
Recientemente, en una conferencia, recordaban la anécdota que se le atribuye a Azorín cuando escribía críticas teatrales en la prensa: “Ayer se estrenó la obra ‘tal’ en el teatro ‘cual’ del director ‘x’. ¿Por qué?”. Con la última obra de ‘Els Joglars’, ‘En un lugar de Manhattan’, podemos decir justamente lo contrario de lo que el escritor alicantino dejó elípticamente dicho con ese ¿por qué?: “El pasado 12 de enero se estrenó la obra ‘En un lugar de Manhattan’ en el Teatro Lliure de Barcelona del director Albert Boadella. Ya era hora”.

La adaptación y versión libre que ‘Els Joglars’ hacen del ilustre Don Quijote de la Mancha es mejorable, pero solo si nos ceñimos al libro que Miguel de Cervantes osó regalarnos. Y de eso se trata, de versionar y adaptar –siglo XXI- la obra del insigne escritor alcalaíno. ¿Qué compañía teatral es la que mejor puede adaptar la obra hoy día? Una de ellas, sin duda, es la que dirige Albert Boadella desde hace, nada más y nada menos, cuarenta y cuatro años.

En palabras del director: “la búsqueda de analogías con El Quijote nos ha obligado a un esfuerzo largo y minucioso, pero lo más complicado es que no quede rastro de dificultad y el espectador pierda el sentido del tiempo durante dos horas y tres minutos, mientras observa una realidad delirante que aflora con espontánea naturalidad”. Exacto. Realidad delirante con espontánea naturalidad. No se puede explicar mejor.

Don Alonso (Ramon Fontserè) y Sancho (Pep Vila), Peggy (Minnie Marx) y Emma (Dolors Tuneu), Saturnino (Jesús Agelet), Narciso (Xavier Boada), Paco (Francesc Pérez) y Raúl (Xavi Sais), y Gabriela Orsini (Pilar Sáenz). Cuatro grupos escenográficos bien diferenciados. La pareja de fontaneros andantes y delirantes, las dos mujeres que se complementan entre ellas, los cuatro actores de la obra que pretende dirigir la orgullosa y petulante directora Gabriela, y la directora: Gabriela, que se sitúa voluntariamente por encima del bien y el mal, del mundo oscuro del teatro y de sus actores.

La trama se desarrolla en el escenario de un supuesto teatro donde se prepara la versión libre de ‘El Quijote’ y que la directora argentina Gabriela pretende transformar en una adaptación, excesivamente libre, que se encuentra, constantemente, con la oposición de los actores y actrices, aunque estas de manera menos evidente al comprobar como se convierten en protagonistas, en ‘la Quijote’ y ‘la Sancho’. El teatro y las condiciones de trabajo no son del gusto de la directora, que no sabe cómo transmitir la idea de ‘su’ versión a los actores, llegando al punto de menospreciar al propio Cervantes lanzando su libro un par de veces fuera del escenario y pidiéndoles a los intérpretes que no lo lean. Una filtración de agua en forma de gotera permanente y que solucionan por momento, los propios actores, colocando un cubo en el escenario, y la entrada en escena del fontanero y su ayudante darán al traste con la intención creativa de Gabriela.

Políticamente poco –nada- correcta. Políticamente Boadella. La mezcla continua de pequeñas composiciones musicales con la trama teatral y la constante concentración de todos los sentidos en el escenario para no perder detalle de los giros, indirectas y directísimas que los personajes hacen de ‘El Quijote’ original, el teatro, la política y la sociedad actual, convierten las más de dos horas de actuación en un espectáculo digno de ver, oír, interpretar y meditar. Si están o pasan por Barcelona, hasta el próximo cinco de marzo, no lo duden ni un instante: acudan al Teatre Lliure.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris