Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Política   Educación   Religión  

Educando para ser buenos políticos

Los padres son los responsables de educar a sus hijos para que sean ciudadanos honorables
Octavi Pereña
martes, 9 de octubre de 2018, 09:05 h (CET)

Las consecuencias de la educación permisiva son visibles en el día a día a pesar de que los afectados no quieran verlo.


La periodista Eva Millet autora de Hiperniños hace esta reflexión: “Según mi opinión, si el niño corta flores, vacía la papelera o ensucia el pavimento, que es un bien de todos, es preciso dirigirse a él y decirle a pesar de que estén sus padres. Porque la flor que cortan o las papeleras que vacían al suelo son de todos”. ¿Cómo reaccionarán muchos padres que están presentes en el momento en que un ciudadano riñe a sus hijos por su comportamiento incívico? Muy probablemente de manera parecida a como reaccionó una madre cuando una mujer reprendió a su hijo que estaba zarandeando violentamente un árbol joven: “Como pago mis impuestos este árbol es mío y mi hijo puede hacer con él lo que le dé la gana”. Bien seguro que a esta madre no debe gustarle que los maestros de su hijo la reprendan por su comportamiento violento con sus compañeros. Es por eso que se da prisa en acudir al maestro o al director de la escuela para presentar sus quejas. Esta madre también consentirá a su hijo en otras situaciones. El resultado será que se transformará inexorablemente en un tirano ingobernable que se pondrá en situaciones cada vez más más graves que podrán incluso llevarle a la cárcel.

Ahora que se ha puesto de moda que algunos políticos presuman de unos másteres obtenidos fraudulentamente, debemos preguntarnos: ¿Cuál ha sido la causa de este narcisismo que los impulsa a querer sobresalir del anonimato de manera tan chapucera? Es muy probable que la causa sea la falta de disciplina durante la infancia y adolescencia. Los padres para huir de los bramidos y pataleos filiales hayan optado por consentirlos en todo. Estos políticos narcisos aun cuando se proclamen patriotas, ¿a dónde llevarán el país? Las características que los niños de hoy deben poseer para gobernar el país del mañana no las adquieren de manera fortuita, son la consecuencia de unos padres diligentes que se han tomado seriamente la responsabilidad de enderezar el árbol cuando el tronco era tierno y no han esperado a hacerlo cuando el tronco se haya endurecido y es imposible enderezarlo. No es casual el incivismo que tantos millones de euros cuesta al erario público. La dilación en disciplinar a los hijos tiene sus consecuencias. La Biblia alerta a los padres: “Por cuanto no se ejecuta pronto la sentencia sobre la mala obra, el corazón de los hijos de los hombres está en ellos dispuestos para hacer el mal” (Eclesiastés 8: 11).

Los hijos como el resto de los mortales no son perfectos. Se puede dar por bien seguro que cometerán muchos errores. Los padres, si son conscientes de su responsabilidad no se pondrán una venda a los ojos para no ver ni girarán la cabeza para hacerse el distraído. Todo lo contrario, conscientes de sus imperfecciones les enseñaran a sacar provecho de sus equivocaciones que es el secreto de su crecimiento como personas y conseguir los beneficios que comporta, dentro de los límites que imponen la condición humana, ser personas honorables.

Se han publicado muchos libros que tienen por objetivo enseñar a los padres a ser buenos padres. Parten de una premisa errónea: Consideran bueno al ser humano y que con una buena educación harán buenas obras. Este concepto conduce al fracaso porque el ser humano no es bueno y pretender que haga buenas obras va contra su naturaleza. Es indudable que pueden hacer obras relativamente buenas. Jesús lo enseña cuando dice: “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos” (Mateo 7: 11). A pesar que los padres pueden dar cosas buenas a sus hijos, por ser descendientes de Adán esta aparente bondad está contaminada con el germen del pecado. Cuesta creer que las obras humanas que se consideran buenas no se las pueda dar este calificativo. El motivo se encuentra en que el ser humano por naturaleza es un árbol malo que puede dar frutos aparentemente buenos pero que su interior está corrompido por el pecado. Teniendo redactado el borrador de este escrito mi esposa iba a comerse una nectarina de magnífico aspecto, al abrirla su interior apareció negro. Jesús nos enseña que no debemos fijarnos en lo externo de las cosas sino en su interior. En este sentido se equivocan quienes dicen que el hombre es bueno. Debe producirse un cambio en el ADN espiritual para que el árbol malo que se es por nacimiento pueda convertirse en uno bueno que dé buenos frutos.

Jesús, conversando con Nicodemo, un sabio judío, le dijo que el hombre necesita nacer del Espíritu para convertirse en un árbol bueno. Sorprendido le pregunta al Maestro: “¿He de volver a entrar en el vientre de mi madre para volver a nacer?” Se sobreentiende que Jesús le dijo a Nicodemo: “De hoy en tres años, para salvar al pueblo de Dios de sus pecados me crucificarán y la sangre que derramaré, si tienes la mirada de fe puesta en mí, borrará todos tus pecados. No quedará ni uno que te acuse. Serás una nueva persona”. Sabemos que Nicodemo tuvo esta mirada de fe (Juan 19: 39). Los padres que se sienten preocupados por la educación de sus hijos, si imitan a Nicodemo y por fe miran al Crucificado se convertirán en nuevas criaturas con la mirada puesta en el Padre celestial convirtiéndose en buenos maestros para sus hijos. Es cierto que no alcanzarán la perfección absoluta. Cometerán errores y el arrepentimiento que seguirá perfeccionará el oficio de maestro de sus hijos. La relación que se mantiene con el Padre celestial por medio de Jesús convierte a los padres en alfareros que moldean el barro que son sus hijos para que se parezcan al Padre y al Hijo. Durante el moldeado cometerán errores. Tendrán que volver a amasar el barro. Las funciones de maestro y alumno persisten. Lentamente en los hijos aparecen las cualidades humanas que evidencian que están capacitados para ser buenos ciudadanos. Si es voluntad de Dios que se dediquen a la política, su responsabilidad de gobierno no se verá manchada por la corrupción.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Bienvenidas las iniciativas globales

Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!

Cataluña en pie de guerra. Sólo el constitucionalismo salvará España

"Si los socialistas son derrotados en las urnas, irán a la violencia, pues antes que el fascismo preferimos la anarquía y el caos." Francisco Largo Caballero. (II República)

40 años de paz

La verdad es que ni tan buenos éramos entonces ni tan malos somos ahora, pienso yo

Cuatro docenas de años

Los cuento por docenas para que parezcan menos

VOX y el nuevo Régimen Tardofranquista

La estrategia electoral de VOX utilizará la táctica de la manipulación de las masas expuesta por Edward L. Bernays
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris