Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Y Nerón reía, reía...

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
sábado, 4 de febrero de 2006, 22:24 h (CET)
Corría el año 64 -17 de julio– de la era cristiana, según se expresa César Vidal en su programa de la Cope, “La linterna de la Iglesia”, cuando se declaró un terrible incendio en Roma, que devastó 7 de los 14 distritos de la ciudad eterna.

El culpable de la tragedia, según las crónicas de su tiempo, fue el emperador Nerón, que regía los destinos del Imperio. Mientras Roma se consumía por los cuatro costados, el excéntrico y megalómano emperador, con su arpa en la mano, recitaba sus infumables versos, desde la terraza de su palacio. Contemplaba impertérrito el espectáculo. Roma ardía y Nerón reía y reía...

Para que las iras del pueblo no recayeran sobre su persona, Nerón culpó a los cristianos del incendio, desencadenando contra ellos una de las más terribles persecuciones, en la que perecieron centenares, tanto en el circo como en los jardines del loco emperador.

Traslademos ahora el evento histórico a nuestro tiempo y a nuestros lares.

Un devastador incendio político, social y religioso ha prendido en España, promovido por los nacionalistas y auspiciado por ZP. La unidad nacional, la paz, la familia, la escuela, la libertad, la religión, la igualdad, la solidaridad corren grave peligro. Mientras España arde por todas partes, ZP improvisa sus loas al buen hacer de su Gobierno. Cuando solo queden las cenizas culpará al PP de todo, al paso que Zapatero, cual otro Nerón, sonreía y sonreía.

Noticias relacionadas

García Bacca

Juan David García Bacca fue un filósofo, lógico, ensayista y traductor

¿Existe una contabilidad divina y exacta?

Como ninguna energía se pierde, después de la muerte del cuerpo físico la energía tiene que integrarse en alguna parte

Crueldad o justicia

¿Se acepta una justicia injusta?

Médicos, enfermos y políticos

“Ópera magna”: de cómo consiguieron enfrentar a los pacientes y sanitarios, externalizar la sanidad al sector privado, empobrecer la sanidad pública y retroceder más de treinta años en las coberturas básicas

Irrepresentativa

Si en algo coincide nuestra clase política, es que cada vez está más alejada del común de los mortales
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris