Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cesta de Dulcinea  

Rembrandt 2006: El claroscuro

Nieves Fernández
Nieves Fernández
sábado, 4 de febrero de 2006, 22:24 h (CET)
Es el pintor de los focos, de la luz en los rostros, del tenebrismo y del claroscuro, tanto en su vida como en su obra.

De los molinos de Holanda nos llega el pintor barroco Harmenszoon Van Rijn, no en vano su padre fue molinero y su abuelo panadero. Hijo de familia numerosa, nació en 1606 en la ciudad de Leiden y viene a celebrar con nosotros los 400 años al igual que lo hiciera Don Quijote. Se matricula en la Universidad de su ciudad natal, a los pocos años abandona los estudios e inicia su formación artística en diversos talleres de pintores: Swanenburg, Lastman, Pynas, Lievens...

Al morir su padre se instala definitivamente en Ámsterdam y se casa con la rica Saskia, familiar directo, hija o sobrina de su propio marchante, quien se convertirá en su esposa además de modelo, de amante, de mecenas, etc. De esa época nos llegan dos cuadros importantes “Autorretrato con Saskia” y “Saskia con sombrero”, dos muestras de su vida en común y de un Rembrandt feliz. Esta felicidad no duraría mucho, de los cuatro hijos que tuvieron, tres fallecieron al poco de nacer y la misma Saskia fallece con sólo treinta años, dejando al joven pintor con Titus, un bebé de tan sólo unos meses. Será Titus, su único hijo, pasados los años, junto a su novia Magdalena los rostros representados en una de sus obras maestras “La novia judía”. Se trata de una obra tan extraña como la vida del artista, donde el supuesto padre de la joven le pone las manos en la espalda y el pecho, motivo éste por el que los expertos consideran que se trata en realidad de una pareja de enamorados, representados por figuras del Antiguo testamento. Lo cierto es que Rembrandt acostumbraba a retratar a sus familiares. Por su paleta pasaron distintas versiones donde aparece su madre, su padre, su hijo, su nuera, su hermana Liesbeth o su tío Adriaan. Esta costumbre del pintor de reflejar el rostro de sus familiares en sus figuras pictóricas ha llegado a confundir tanto a los estudiosos de su obra que se ha convertido en un misterio. Tal es el caso de su propia madre, hay expertos que aseguran que la señora de los cuadros nombrada por el genio holandés como su madre podría no ser tal, pues el rostro de este personaje es utilizado por otros pintores de su mismo taller retratando a una mujer idéntica. Todo un mito y un misterio este desconocido Rembrandt. A este pintor viudo y mujeriego nunca se le perdonó que mantuviera relación con varias mujeres sin legalizar su situación, los investigadores y eruditos de su vida y obra tendrán la oportunidad el próximo otoño-invierno de buscar más datos sobre los altibajos de su vida en los 600 documentos que sobre él y su familia se expondrán en el Archivo de Ámsterdam: Sus pasiones prohibidas, sus inventarios al quedar arruinado en la bancarrota, las actas de bautizo de sus hijos, de su matrimonio o los enseres subastados de la casa y del taller, cuadros incluidos.

A este genio del claroscuro se le atribuyen más de 100 autorretratos, tal vez el pintor más autorretratado junto con Van Gogh, entre ellos destaca el de un Rembrandt viejo y cansado en el mismo año de su muerte en 1663, en contraste con el anteriormente comentado de su esposa Saskia, un pintor que vivió tantas penalidades que quedaron reflejadas en su rostro, un pintor-psicólogo, pues plasmaba como nadie los estados de ánimo de sus modelos, considerado además como el mejor pintor del Siglo de Oro holandés.

Aprovechen las exposiciones especiales programadas en museos y galerías como los grabados que se exponen hasta febrero en Barcelona, las actividades de homenaje de todo tipo, así como las muestras de la propia casa del pintor y en los museos holandeses. Toda una lección del uso de la luz de un pintor misterioso y naturalista anclado en la tierra de los molinos y de los tulipanes.

Noticias relacionadas

Un imán y unos espías

Esta semana nos hemos enterado que, por desgracia, hubo quien, al parecer, nos ocultó toda una información necesaria para entender el porqué de los muertos y heridos en el atentado ocurrido el 17 de Agosto en el paseo más importante de Catalunya

La pornografía

Javier Tordera Castro, Almería

Mejor, cuidados paliativos

Josefa Romo Garlito, Valladolid

Carta abierta a los negociadores políticos

Gerardo, Madrid

De lo individual y lo social

Gerardo Hernández Zorroza, Getxo (Vizcaya)
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris