Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El brazo difícil de la Ley

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
sábado, 4 de febrero de 2006, 00:49 h (CET)
El modelo de jerarquía constitucional del Ministerio Fiscal difiere del modelo anglosajón, basado en que los principios democráticos priman en la elección de sus miembros por los ciudadanos. Prueba de ello es que con el Estatuto de este Ministerio, la cúpula elegida por el poder político dominante puede remover a los fiscales en atención a su artículo 41. Y digo político puesto que el Consejo Fiscal se forma a partir de la introducción de miembros del Fiscal General elegido por el Gobierno.

Hablar de legalidad y hablar de lucha contra el terrorismo de cualquier índole es hablar de Eduardo Fungairiño. Hablar sólo de política anti-terrorista es hablar de Cándido Conde-Pumpido. Ante testigos le impone el primero al segundo -jefe fiscal de la Audiencia Nacional-, que renuncie al cargo o lo cesa al día siguiente. El supercapacitado fiscal y discapacitado físico a la vez, renuncia alegando motivos personales. Justifica la renuncia don Cándido al día siguiente que obligado por la Constitución, "cuando una serie de actuaciones de carácter estrictamente profesional ponen de relieve que no se cumple en alguna fiscalía su obligación es intentar que se haga. Si esos intentos reiterados se ven sucesivamente frustrados, señaló, llega un momento en el que el fiscal tiene que adoptar la decisión que la ley establece: el relevo". Es decir, el jefe de la jerarquía de elección no democrática releva -formalmente renuncia (impuesta)-, por no atender las órdenes de política anti-terrorista (no hablamos de legalidad). Cuando a Otegui se le impuso la prisión condicional y preguntó si lo sabía el Fiscal General, él no tenía por qué saber aquello de la unidad jerárquica, y que todos cumplían la obediencia debida.

No ha sido necesario modificar la Constitución para remover al discapacitado supercapacitado, sólo basta decir lo que manifiesta don Cándido: "la paciencia tiene un límite".

Clara y transparente como el agua, la vicepresidenta primera del Gobierno María Teresa Fernández de la Vega, el mismo día de la renuncia de don Eduardo, dice de su decisión que "es respetable, ya que lleva 25 años haciendo un trabajo muy difícil al frente de un órgano muy difícil ligado a la lucha antiterrorista". Difícil o no, muchos sabemos que nadie como él ha perseguido la aplicación de la ley para los que aterrorizan y asesinan. Se acaba de fotografiar la realidad de este cuerpo o brazo de la ley y su mano en puño. El brazo difícil de la ley, en palabras de De la Vega. Brazo que por su jerarquía política puede no reconocer a su cuerpo, el Imperio de la Ley, al que debe estar sujeto y coordinado.
Allí estaremos el 7 de febrero con la AVT para homenajear en la Castellana a ese exigente protector de nuestras libertades, fiel cancerbero del Imperio de la Ley, que es don Eduardo Fungairiño.

Noticias relacionadas

García Bacca

Juan David García Bacca fue un filósofo, lógico, ensayista y traductor

¿Existe una contabilidad divina y exacta?

Como ninguna energía se pierde, después de la muerte del cuerpo físico la energía tiene que integrarse en alguna parte

Crueldad o justicia

¿Se acepta una justicia injusta?

Médicos, enfermos y políticos

“Ópera magna”: de cómo consiguieron enfrentar a los pacientes y sanitarios, externalizar la sanidad al sector privado, empobrecer la sanidad pública y retroceder más de treinta años en las coberturas básicas

Irrepresentativa

Si en algo coincide nuestra clase política, es que cada vez está más alejada del común de los mortales
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris