Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Prioridad cero

José Francisco Sánchez (Valencia)
Redacción
jueves, 2 de febrero de 2006, 00:12 h (CET)
No siempre es cierto que la Diputación asuma una función angular en los vastos espacios vitales a donde no quieren o no pueden alcanzar ni el Estado ni los ayuntamientos. En calidad de afectado en la persona de mi pobre hijo de seis años, me he presentado ante Rafael Perales Marín, responsable de Sanidad de la Diputación de Valencia. Le he expuesto, con desesperada claridad, la urgente necesidad de que la entidad, “ayuntamiento de ayuntamientos”, tome iniciativa genérica en defensa de la integridad física de todos los niños y niñas inmigrantes de determinada procedencia, que crecen entre nosotros para ser irremediablemente, tarde o temprano, sometidos a sanguinarias mutilaciones rituales ordenadas por sus propias familias. La legislación vigente, los conocimientos más elementales de antropología y los explícitos datos contenidos en los padrones municipales (donde se especifica el país de origen), son referencia suficiente para emprender una campaña preventiva eficaz en la que se ofrezca y se garantice un control ginecológico o andrológico de las criaturas en indiscutible situación de riesgo.

El diputado ha dado palabra de interesarse por el asunto, al tiempo que reconocía que, hasta la fecha, los programas emprendidos por la Diputación al respecto de la población inmigrante se han dirigido a promover entre las comunidades de acogida, y desde el punto de vista teórico, la aceptación y tolerancia hacia los extranjeros pero que, recíprocamente, desde la institución no se ha planteado exigencia práctica alguna en cuanto al estricto respeto de los inalienab es Derechos Humanos por parte de los recién llegados. Lamentablemente, y mal que le pese a la ingente población infantil víctima de estas irreparables atrocidades rituales, las Diputaciones Provinciales asignan, de momento, una prioridad cero al masivo fenómeno social de irreparable agresión quirúrgica a los menores.

Noticias relacionadas

Un PSOE con síntomas de totalitarismo. Primarias en el PP

Sánchez ha decidido gobernar a decretazos, dispuesto a copar, en favor suyo, los medios de información españoles. El PP debe renovarse y prescindir de aquellos que lo han llevado al desastre

Hijos

Sigo manteniendo mi reflexión de siempre: “los hijos no los educamos… nos imitan”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVIII)

(...)el Opus Dei no reunía las cualidades que el Derecho canónico atribuye a las Prelaturas Personales

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris