Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

Sobre el cine español

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
jueves, 2 de febrero de 2006, 00:12 h (CET)
Se ha comentado mucho acerca de la gala de los Goya, desde lo aburrida que resultó hasta los detalles de la vestimenta de cada invitado. El más notorio, como era de imaginar, el de la Ministra de Cultura, que lució un vestido muy colorido para ayudar a la moda española.

No ayudó la pareja de presentadores a animar la gala, con la seriedad de Antonio Resines que en ocasiones lanzaba comentarios un tanto bordes, ni una Concha Velasco vestida de otra época y algo desorientada con el guión. Quizás para el próximo año habría que buscar a alguien que le apetezca conducir la gala, a unos presentadores de verdad, en lugar de actores que improvisan para la ocasión.

El desfile de algunos de los nominados, además, fue muy comentado por las personas que les acompañaban. De este modo, Elsa Pataky, Álex González y Verónica Sánchez fueron noticia, pero por la asistencia de sus respectivas parejas, lo que confirma sus respectivas relaciones. ¿Lo ven? Es la gala del cine español y de lo que menos se suele hablar y criticar es precisamente del cine.

En cuanto a los premios, muy repartidos. No ocurrió lo mismo con los fracasos, Obaba se llevó la palma, primero el domingo en los Goya, y finalmente ayer al no superar el corte de los Oscars. Resulta paradójico que la misma Academia que selecciona a la película Obaba para representar a España, sólo le de un premio técnico tras las 10 nominaciones.

El éxito lo saboreo Isabel Coixet, una película más, parece que esta mujer convierte en oro todo lo que crea. Su película apenas contaba para ir a los Oscars, a pesar de que el protagonista de la cinta Tim Robbins es sobradamente conocido allí. Sin embargo, con humildad y trabajo esta catalana ha roto con los pronósticos que aseguraban el Goya a la película Princesas.

Como último apunte, destacar la honorable actitud de Santiago Segura, que dio un premio, no sin antes decir la suya. Se lamentó de no aparecer en ninguna nominación, pero dijo que no le importaba y ahí estaba apoyando al cine español, en actitud de solidaridad y compañerismo con los demás. Probablemente se refería a un Almodóvar cansado de no ser profeta en su tierra, que no tuvo esa actitud.

A pesar de haber batido records de recaudación, no sólo en España, sino en todo el mundo (película más taquillera el primer fin de semana, si mal no recuerdo), a Santiago Segura nadie le agradeció públicamente su significativa aportación al cine español. Un feo muy grande cuando dicen que la gala se hace, entre otras cosas, para apoyar al cine español.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris