Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El paradigma ciudadano

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
martes, 31 de enero de 2006, 00:51 h (CET)
Lo que es obvio es que la ley está para respetarla, cumplirla y ejecutarla. Jugar a líneas rojas y lo que es o no constitucional, es un burdo ejercicio de aldeanismo clientelar. Los estatutos configuran unos principios fundamentales bajo el paraguas de la Constitución, en las denominadas Autonomías. El individuo gobernado sectorialmente, tiene tres estadios: municipios, autonomía regional y gobierno central. La resolución de los problemas, inquietudes y anhelos, anticipación a lo previsible, protección practica de los derechos teóricos, entre otros, es la demanda social que se hace a los gobernantes. ¿Quién mide las preocupaciones y el desentrañamiento de la fórmula resolutiva?

Se legisla cuando la punta del iceberg asoma, se olvida mientras vuelve a hundirse en el marasmo de las noticias dominantes. ¿Alguien se pregunta como se pueden coordinar las administraciones para que se aminoren las consecuencias de los incendios?. ¿Alguien se pregunta por qué la protección de las costas es compatible con el respeto a la fauna y flora de las regiones interiores?. Mientras tanto el paradigma de la política es la cuota de poder, obtenido de la única botella del Estado, que pertenece a todos los ciudadanos. Intercambiar contenidos de continentes no tiene porque significar eficacia. El Consejo de Estado propone delimitar límites expresos constitucionales. Al político se enfrenta el paradigma social y el de la ciencia. No pensemos por un día en constitucionalidad, sino reflexionemos como las administraciones se pueden complementar, para servir en definitiva al contribuyente que sostiene este Estado.

Noticias relacionadas

Cayendo en la Misandria

El feminismo como tal surgió en España en la década de los 70

La supremacía blanca y la permisividad del presidente Trump

Imponderables

Hemos de contar con las debilidades humanas...para contrarrestarlas, claro

El negativismo izquierdista como arma de lucha

Los ignorantes son los muchos, los necios son los infinitos; y así el que los tuviese a ellos de su parte, ese sería señor del mundo entero.” B. Gracián

Trump, los supremacistas y el White Power

¿La condescendencia de Trump con los supremacistas provocará el despertar de las Fraternidades negras?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris