Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

¿Igualdad ante la ley?

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 31 de enero de 2006, 01:01 h (CET)
A lo largo de esta semana he leído tres noticias, en diferentes medios de comunicación, que han llamado poderosamente mi atención. No son noticias que ocupen titulares en la prensa nacional, desde luego. Son de esas noticias que aparecen en pequeñito y que suelen pasar desapercibidas. Y tengo para mí, desde hace tiempo, que precisamente esas, suelen ser las más importantes.

La primera noticia la leía yo el sábado por la noche: su mujer le pega una paliza y lo detienen a él. Tal cual. Resulta que un vecino del madrileño barrio de Vallecas recibió una soberana paliza de su esposa. Y acudió a Comisaría para denunciarla y pedir una orden de alejamiento contra ella. Enterada la presunta agresora de estos hechos bastó que se personara en Comisaría y lo denunciara a él por “maltratos psicológicos” para que la policía se viera obligada a esposarlo, detenerlo, llevarlo al calabozo y, posteriormente, ponerlo a disposición judicial. El resultado: el hombre magullado y esposado, fue absuelto por el Juez y su esposa tendrá que sentarse en el banquillo por malos tratos y denuncia falsa. Pero ella no ha pisado el calabozo. Ya ven. La pena por el delito varía en función del sexo. ¿Acaso no se escandalizarían ustedes si alguien propusiera que la pena fuera mayor para los blancos que para los negros? ¿Qué diferencia hay? Los delitos los comenten las personas. Indistintamente de su sexo, condición, raza, religión…

Pues vayan acostumbrándose. Habrá muchas más noticias similares a esta.. Es lo que tiene la “discriminación positiva”. Que rompe la igualdad ante la ley de los ciudadanos.

La segunda noticia la leí este domingo en la prensa digital: el Partido Popular denuncia que José Luis Rodríguez Zapatero fuma en su centro de trabajo, que es el palacio de la Moncloa. Por lo que parece el presidente del gobierno y el líder de CiU, Artur Mas, estuvieron dale que te pego al fumeque mientras cerraban ese pacto oscuro que aún no conocemos. O sea, con nocturnidad, alevosía e infringiendo la ley. ¡Qué bien! ¿Es que la ley no afecta a todos los españoles? ¿Por qué usted, querido lector, no puede fumar en su centro de trabajo y ZP sí? ¿Será multado ZP?

La tercera noticia también la leí hace unos días en la prensa. Al parecer, a algunos estanqueros de Madrid, les ha sentado fatal la bajada de precios de tabaco decidida por la empresa norteamericana Philip Morris en virtud del artículo 9 del Real Decreto 1199/1999 que desarrolla la ley 13/1998, de Ordenación del mercado de Tabacos. Y algunos, según leo, han decidido, no sólo pensarse medidas como el cierre indefinido, sino retirar de la venta en sus estancos las cajas de cigarrillos fabricadas por dicha empresa. Se quejan de que baja el margen de sus beneficios. Y no se acuerdan que el 1 de enero de 2006 ha entrado en vigor en este país una norma que les da el monopolio casi exclusivo sobre la venta de tabaco.

Los estancos no son empresas privadas “libres”. Son concesiones administrativas. Usted no puede abrir un estanco sin el permiso de la autoridad competente. Como las farmacias. Y por ello mismo no pueden retirar del mercado ningún producto. Que se lean el artículo 29 del Real Decreto en cuestión. ¿Se imaginan que las farmacias empezasen a retirar medicamentos porque tal o cual empresa farmacéutica ha decidido bajar los precios? Si el gobierno defendiera lo que tiene que defender, y no sólo sus intereses partidistas o a sus amigos de ERC, procedería a expedientar de inmediato a estos estanqueros. Por incumplir la ley. Y si hace falta, a retirarles la concesión administrativa.

Supongo que no hace falta recordar aquí que hay determinados gobiernos (léase el vasco, con respecto a la ilegalización de Batasuna, o el catalán, con respecto a la lengua castellana en Cataluña, o el de ZP, con respecto al “antenicidio”) que pueden pasarse la ley por el forro de sus caprichos. Pero a usted, honrado ciudadano, que no le pillen fumando. Será inmediatamente sancionado. Vamos, que no todos son iguales. Unos tienen que trabajar, pagar impuestos y cumplir con todas las leyes habidas y por haber, y otros pueden hacer de su capa un sayo. Que no pasa nada.

Así pues, ya ven. Queda muy bonito eso de hablar de “democracias avanzadas”, talante y demás. Pero la realidad es que los españoles no son, ni mucho menos, iguales ante la ley. Y si no hay igualdad ante la ley, no hay democracia. Que lo mediten.

Noticias relacionadas

Crisis política catalana

Las medidas aprobadas irán al Senado y se verá lo que sucede

Dos peligros al acecho: elecciones y contagio prematuro

“La verdad se fortalece con la inspección y con el examen reposado; la falsedad se aprovecha de la prisa y de la indecisión” Tácito

A vueltas con nuestra democracia

Unas modestas reflexiones sobre el poder y las leyes

Quien deja de aprender no puede madurar espiritualmente

¿Por qué y para qué hago esto y lo otro?

¿Llama la muerte a la puerta?

La muerte es un problema que preocupa pero que no se le encuentra solución
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris