Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Templanza, Sr. Maragall

Federico Ferrando (Valencia)
Redacción
lunes, 30 de enero de 2006, 00:43 h (CET)
Los nervios deben estar a flor de piel, y me imagino que esta situación provoca que los responsables políticos condensen un nivel de stress que les lleva a decir tonterías, e incluso a insultar a otros políticos o comunidades autónomas vecinas. Es el caso de Maragall cuando declara que "la Comunidad Valenciana no ha sido ni será nunca nacionalidad ni nación, que ni tan siquiera tiene idioma propio".

Debe estar muy nervioso. No le deben ir bien las cosas. Que la Comunidad Valenciana no quisiera entrar en su Eurorregión debió sentarle bastante mal. Encima, el Consell valenciano le reclama el "Llibre dels Repartiments" que está depositado en Cataluña, pero que su auténtico propietario es el Reino de Valencia. Orihuela reclama también el libro de la carta constitucional de Orihuela robado en 1902 y que también está en Cataluña. Así mismo, en Castellón reclaman el Arquero rupestre que fue robado con sierra radial y que como los anteriores, se encuentra en Cataluña.

Cuando un político llega al insulto hacia un Reino vecino, es que ha perdido los papeles y que la incertidumbre de lo que le depara el destino a él y a su Principado está demasiado en el aire.

Lo que ha conseguido Maragall con su insulto al pueblo valenciano, es poner en solfa al Partit Socialista del Paìs Valencià, y que los valencianos no votemos a quienes van de la mano de un individuo que porque no consigue lo que quiere, insulta. Como lo hacían los ignorantes en política de otros tiempos.

Los insultos al pueblo valenciano de Zapatero, el Sr. Sevilla, Sra. Narbona, Sra. Calvo etc. han sido de otro carácter. Sin agua, negarnos la lengua, negarnos apoyo a la 32ª Copa América que atraerá al Reino de Valencia a más de diez millones de personas, tal y como reza la prensa de hoy. Nos cortan subvenciones en lineas de investigación, y lo que están apoyando a Zaragoza, más la "deuda histórica" (otra más) que se ha reconocido a Cataluña y que asciende a tres mil millones de euros, nos resta ingresos necesarios en infraestructuras, adecentamiento de la ciudad para el evento más importante desde la celebración de las Olimpiadas españolas del 92, etc.

Muy nerviosos deben estar el Sr. Maragall, Zapatero y Carod que resuelven sus incertidumbres con insultos. Como trogloditas.

Noticias relacionadas

La Orden del Mérito Civil, recompensa para los embajadores

Se concede por la relevancia de los servicios civiles prestados al Estado español

Santa Bárbara

Todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena

Desconfianzas y absurdos

La pobreza extrema crece en muchas partes del mundo

¿Juzgamos la rebelión catalana o la unidad de España?

“Seremos tan fuertes como unidos estemos y tan débiles como lo divididos que estemos” J.K. Rowling

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris