Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   Política   PSOE  

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder
Miguel Massanet
miércoles, 19 de septiembre de 2018, 08:52 h (CET)

El equipo de Sánchez trabajó para intentar desmontar las dudas sobre la tesis doctoral de P.Sánchez y utilizó artimañas para obtener falsas pruebas en contra de las acusaciones El CEO de Plagscan ha salido a la palestra para demostrar las maniobras de la Moncloa.


En realidad se puede decir que, este nuevo gobierno salido de la moción de censura contra el señor Rajoy, se las está ingeniando para que, cada día que sigue al mando de los destinos de España, se produzca algún hecho, acción u ocurrencia de alguno de sus miembros o del mismo señor Presidente, que den motivo a escándalo, preocupación o asombro de aquellos ciudadanos que todavía no podemos comprender como, la nación española, haya acabado siendo gobernada por un ejecutivo del PSOE, que no puede mover ni un solo músculo de su aparato sin que tenga que recibir el visto bueno del resto de partidos que le permitieron ganar la moción en el Parlamento y que, como no podía ocurrir de forma distinta, ahora le vienen exigiendo la correspondiente compensación para seguir manteniéndolo vivo.


Como ya se ha comentado en anteriores escritos, es un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder el tiempo suficiente para poder engrasar su depauperada maquinaria electoral, reparando las heridas sufridas en las distintas contiendas electorales que han tenido lugar durante los últimos años, con el fin último de conseguir, si ello es posible, llegar a la fecha de las elecciones del 2020, con un soporte electoral que les permitiera, con el apoyo de Podemos y, quien sabe, si de los separatistas catalanes y vascos, para seguir manteniendo al PP dentro de este cinturón sanitario en el que están procurando incluirlo, mediante una propaganda intensa, marrullera, demagógica y torticera, con la intención de dejarlo fuera de las opciones para gobernar.


El señor Sánchez reaccionó como una víbora a la que le pisan la cola cuando, el señor Rivera, utilizando sus mismos métodos, introdujo de matute una cuestión en la sesión de control al Gobierno, acusándolo de haber hecho trampas en su tesis para conseguir el doctorado del que asegura ser titular. Sabiendo que toda su estrategia estaba en cuestión y que, si esta noticia llegaba a obtener confirmaciones por distintos medios, su carrera política estaría arruinada, ordenó a sus personas de confianza que hicieran lo preciso para que la solapada acusación de Rivera fuera desmentida en el menor tiempo posible.


Las ministras, estas que no nos dejan de asombrar con sus anuncios y subsiguientes rectificaciones, cuando aseguran que no se venderán más bombas a Arabia saudita y luego, cuando los árabes amenazan con represalias, sale el Presidente para refirmar que la venta tendrá lugar y, para más INRI, dejando a su ministra de Defensa en la estacada al decir que había tomado la decisión de anular la venta de las bombas sin haber valorado sus consecuencias. ¿Qué fue de la señora Margarita Robles, que nadie sabe dónde está desde que el Presidente la desautorizó? Pero es que aquella forma chulesca, engallada, de pretendida superioridad y de honra mancillada con la que aparecieron las ministras, entre ellas la señor Celaá portavoz del Gobierno, pidiendo a todos los que habían dudado de la honorabilidad de P.Sánchez que pidiesen perdón y rectificasen sobre aquellas acusaciones de plagio. ¡Qué admoniciones, qué censuras y qué críticas hirientes a aquellos periódicos que se “atrevieron” a dudar de la capacidad del señor Presidente para acabar su tesis “cum laude” aunque, la verdad, en esta última parece que nadie sigue dudando de que los jueces se excedieron al calificar, con tan brillante nota, un trabajo que, pese a los posibles plagios de que se le han acusado, no pasa de ser una evidente mediocridad!


Pero es que ha salido publicada en el periódico El Mundo la reacción de los creadores del software de detección de plagios, señor Markus Goldbach, CEO de Plagscan; haciendo las siguiente precisiones acerca del informe emitido por la Moncloa usando el software de Plagscan, sobre la tesis del presidente Pedro Sánchez, para demostrar que no había plagiado su tesis; asegura dicho directivo que, sic “el porcentaje de coincidencia que obtuvo el trabajo en su programa respecto a otras publicaciones fue del 21% y no del 0,96% como hizo público Moncloa”, a lo que añadió. «Tuvimos acceso a la tesis de Pedro Sánchez, y en nuestro reporte, utilizando nuestras configuraciones estándar, nos ha generado un porcentaje del 21%, valor considerablemente superior a los 0,96% que dice el Gobierno », explica Goldbach. Asegura que su empresa ha reclamado sin suerte al Ejecutivo que le entregue el informe del análisis de Plagscan, algo que no han conseguido, como tampoco parece que lo haya logrado El Mundo, aunque aseguran que llevan días intentándolo. ¿Dónde está la claridad, la evidencia, la diafanidad de la que vienen presumiendo, si algo tan esencial como poder comprobar lo que se hizo para poder obtener un resultado tan inverosímil, no se acepta y tampoco se permite que se compruebe? No, señor Sánchez y compañía, no se les va a dejar que nos manejen a su antojo, distorsionando las informaciones, mintiendo o utilizando trucos resabiados para impedir que lleguen al pueblo aquellas informaciones que sirvan para destapar estos secretos cavernarios, pactos ocultos que usted y los partidos que le votaron, mantienen escondidos para que su revelación no acabe con sus manipulación para perpetuarse en el poder.


Y otro tema que deja claro que nunca han tenido intención de que la información y, en especial la información pública, sea, como han venido reclamando, durante todos los años que ha gobernado el PP, al anterior Gobierno, lo objetiva, verdadera, limpia de modificaciones partidistas o de sesgos manipuladores o sea publicación de la verdad tal y como ha sucedido y no tal y como les conviene a quienes proporcionan la noticia al pueblo, les conviene que se ofrezca. Se pusieron de los nervios cuando llegó el momento de designar ¿en realidad había motivo para cambiar, de verdad, al anterior director del ente público de la TV1?, a la persona que debía sustituir al anterior presidente que, a tenor de lo que hemos visto posteriormente, debía ser una persona de la que todo el nuevo equipo de gobierno desconfiaba sobre su ecuanimidad y, en especial, sobre su simpatía por el PSOE. Hubo sus rifirrafes pero, finalmente se impuso el criterio de los nuevos gobernantes y se nombró a una dama de la TV (en su empeño de que no les tachen de machistas es evidente que el señor Sánchez ha decidido que cualquier cambio debe ser cubierto por una mujer.


Lo malo es que no ha tenido suerte y si nos hemos de guiar por las que, hasta ahora venimos conociendo, deberemos concluir que, las féminas que se han designado para integrar el Gobierno, les están procurando pocas satisfacciones a sus colegas las feministas). La periodista, presentadora la señora Rosa Mª Mateo, como solución provisional ante la imposibilidad de encontrar acuerdo al nombramiento de un nuevo Consejo de Administración del ente televisivo; finalmente fue designada Administradora única, entre tanto no se solucione el tema del Consejo. Una señora de más de 70 años, retirada por jubilación y, evidentemente adicta al socialismo que gozaba de fama de discreta y de certera resolución.


Sería entonces porque, señores, la llegada de esta señora a la TV1 y a los demás organismos dependientes de ella, incluidas las distintas oficinas territoriales, no parece que haya sido en son de paz para fumarse el “calumet” de la concordia y el entendimiento con sus colegas periodistas que prestaban su servicio en los distintos departamentos y programas que se estaban emitiendo antes de su llegada. Una llegada nada amistosa, cargada de sectarismo partidista, de intenciones de cerrar bocas incómodas y dar paso a aquellos que estaban dispuestos a convertir a la cadena de TV1 ( trece figuras de la TV1 que llevaban años de trabajo en la cadena han sido apartados de sus cargos) en uno de los medios de propaganda del gobierno socialista, con el que conseguir que se magnifiquen los éxitos y se cubran con un tupido velo aquellas noticias, las más por cierto, que pudieran perjudicar los intereses de un ejecutivo encaminado a la mayor honra y gloria de su jefe de filas, el señor P.Sánchez.


No olvidemos que así como los tiburones, los feroces selacios de los mares, llevan una corte de rémoras en su entorno, a Sánchez le sigue, sin perder comba, su “amigo” P.Iglesias que lo controla de cerca, le aconseja, le apoya y dice cosas bonitas de él, porque… lo necesita y forma parte del plan que tiene previsto para, una vez conseguido de Sánchez lo que le interesa ( que incluya a algunos de los suyos en su gobierno) iniciar su labor de zapa hasta obtener, algo que siempre han venido logrando los comunistas cuando se infiltran en un órgano de gobierno, tal y como hace la cría del cuco ( su huevo, depositado en el nido de otra ave de distinta especie, cuando rompe la cáscara, siendo como es un ser más voluminoso que las crías de su huésped, propietaria del nido, las arroja fuera del mismo para quedarse dueño absoluto del terreno y recibir la alimentación de los padres de aquellos infelices polluelos a los que asesinó cruelmente), van haciéndose dueños de la situación hasta que acaban adueñándose del poder y expulsando a los que les ayudaron a llegar a él.


Así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, estamos presenciando como se está llevando a cabo una vasta operación encaminada a eliminar la democracia en nuestra nación; implantar un régimen intervencionista, estatal y autoritario., a semejanza de los que ya existen en algunos países de Hispanoamérica. Incluye, como es evidente, la supresión de la monarquía para ser sustituida por lo que intentan hacer aparecer como una república que quieren pintar como semejante a las existentes en Europa, pero que, en realidad no es la que muchos republicanos quisieran y que, en honor a la verdad, en estos momento no se puede pensar en implantar en una nación como es España. Cuidado con estos experimentos, evidentemente basados en una suerte de revolución camuflada, porque sus consecuencias estuvimos a punto de experimentarlas cuando la guerra civil de 1936 si aquella república popular hubiera conseguido derrotar al general Franco. Otra vez España está en peligro.

Comentarios
Casas Viejas 19/sep/18    18:03 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Pedro Sánchez y el sexo de otro Sánchez, "el Lute"

La Sesión del Pleno del Congreso de los Diputados número 162 fue atípica

Más dinero para Sanidad

Eliminación del copago, cubrir las bajas de médicos rápidamente, contratación de más médicos y personal sanitario es lo que se necesita ya y hablo de España

Toques exigentes

La magia de los toques exigentes hay que desearla; pero sobre todo practicarla

La navidad de los sesenta

Es saludable recordar viejos tiempos

El título de los padres de Felipe VI

Don Juan Carlos y Doña Sofía son reyes honoríficos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris